La desaparicón progesiva del glaciar Okjökull
La desaparicón progesiva del glaciar Okjökull - NASA

El glaciar Okjökull, el primero declarado «muerto» en Islandia

Una placa en su memoria advierte de que en los próximos 200 años todos los glaciares seguirán el mismo camino

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Una imágenes publicadas por la Nasa del glaciar Okjökull o OK, en Islandia muestran su gradual desaparición. El glaciar, parte de uno de los ocho grupos regionales de glaciares de Islandia, fue derritiéndose a lo largo de todo el siglo XX y fue declarado «muerto» en 2014.

El hielo cubre aproximadamente el 10 por ciento del país, por lo que es una parte integral del paisaje. La pérdida de hielo glacial tiene efectos de amplio alcance por lo que la situación es alarmante. En 1901, el glaciar ocupaba alrededor de 38 kilómetros cuadrados, según informa la Nasa. Setenta y siete años después, en 1978, el glaciar contaba con solo 3 kilómetros cuadrados y, hoy en día, alberga menos de un kilómetro cuadrado de hielo.

Islandia ya ha perdido uno de sus 400 glaciares por culpa de la crisis climática, pero no será el primero. En los últimos 20 años los glaciares de la isla han perdido el 7% de su volumen. «El resto de glaciares de Islandia compartirán el mismo destino que Okjökull a no ser que actuemos ahora de forma radical y reduzcamos drásticamente las emisiones que provocan el efecto invernadero», asegura Howe, profesor de antropología en la Universidad de Rice en Estados Unidos. Con el fin de concienciar al mundo, GlacieHub, un grupo dedicado a educar a la gente en la importancia de la conservación de los glaciares ha creado un vídeo donde se ve el proceso de desaparición del glaciar.

El próximo 18 de agosto, numerosos científicos se concentrarán alrededor del glaciar y colocarán una placa en la que podrá leerse: «El Ok es el primer glaciar islandés que perdió su estatus de glaciar. En los próximos 200 años se espera que todos nuestros glaciares sigan el mismo camino. Con este monumento reconocemos que sabemos lo que está sucediendo y lo que hay que hacer. Solo en el futuro se sabrá si lo conseguimos». Además, indicarán al final la tasa de los niveles actuales de dióxido de carbono en la atmósfera.