Una estudiante junto a una pintada en el IES El Palau de Sant Andreu de la Barca
Una estudiante junto a una pintada en el IES El Palau de Sant Andreu de la Barca - INEÑS BAUCELLS

Ninguna escuela en Cataluña cumple con la exigencia de que un 25% de la enseñanza sea en castellano

Un demoledor informe de la Asamblea por una Escuela Bilingüe denuncia que incluso en las escuelas obligadas por ley a reforzar el castellano solo se hace en el aula afectada, no en el conjunto del centro

MADRID/BARCELONAActualizado:

Ningún colegio o instituto en Cataluña cumple con la exigencia judicial que establece que un 25% de la enseñanza debe impartirse en castellano. «La inmersión linguística obligatoria es una herramienta para la construcción nacional catalana, que carece de objetivos pedagógicos y que pretende la exclusión del castellano del sistema educativo, reduciéndolo al papel residual de una lengua extranjera en coherencia con el proyecto nacionalista». Incluso, los centros obligados por ley a reforzar el castellano solo lo hacen en el aula afectada, no en el conjunto del centro.

El sistema educativo catalán tampoco refuerza el castellano donde hay mayoría de catalanohablantes, por lo que las diferencias entre los ámbitos territoriales son intrascendentes. «Es falso que los centros educativos utilicen los PLC (proyectos lingüísticos del centro) para adaptar la distribución horaria de las lenguas oficiales a las necesidades de los alumnos».

Por otra parte, un 94,9% de las actividades extraescolares se realizan exclusivamente en catalán, un 97,4% de los centros envía comunicaciones escritas a las familias en catalán y un 22,8% de los centros públicos en Cataluña explicitan tener un objetivo identitario en sus proyectos lingüísticos.

Son algunas de las conclusiones de un demoledor informe: «Los proyectos lingüísticos de la escuela pública catalana: la marginación del castellano», realizado por la Asamblea por una Escuela Bilingüe y presentado este miércoles en Madrid.

Para realizarlo, se han analizado 2.214 proyectos lingüísticos recibidos por centros públicos de Cataluña, de los que 43 corresponden a centros de Educación Infantil Inicial (guardería), 1.626 a centros de Educación Infantil y Primaria, 524 a centros de Educación Secundaria (ESO) y Bachillerato y 21 a centros de educación especial.

«Esto está pasando y después la ministra de Educación, Isabel Celaá, dice que el castellano es lengua vehicular y que el adoctrinamiento es una mantra», lamentó Ana Losada, presidenta de AEB.

Menos del 8% imparten una asignatura no lingüística en castellano

El informe concluye, además, que solo 126 centros en Cataluña (menos del 8%) imparten una asignatura no lingüística en castellano (es decir, cualquier materia que no sea Lengua y Literactura Castellana), que en el caso de ESO y Bachillerato se reduce a tan solo un centro.

Para realizar este informe de 97 páginas la AEB ha analizado el contenido de más de 2.000 PLC, es decir, proyectos lingüísticos de centro, un documento en el que cada institución educativa, dentro del principio de autonomía y marco normativo vigente, define el tratamiento de las lenguas del centro. La AEB recuerda en su estudio que la ley determina que el castellano y el catalán deben tener la consideración de lenguas vehiculares y de enseñanza bajo un modelo de conjunción linguística o bilingüismo integral. Así, el Tribunal Constitucional declaró inconstitucional la preferencia del catalán sobre el castellano y varias sentencias del Tribunal Supremo instan al cumplimiento del TC. Lo mismo sucede con el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña que señala que, al menos, un 25% de las horas lectivas deben impartirse en castellano en asignaturas consideradas troncales (es decir, no solo Lengua y Literatura Castellana) y que el material didáctico de esas materas debe estar escrito en la misma lengua. Pero esto, según el informe de la AEB, no se cumple.

«Después de examinar cuidadosamente 2.214 proyectos lingüísticos, se puede concluir que ningún centro educativo público en Cataluña cumple la ley. Solo se respeta el sistema de conjunción lingüística (el 25% de las asignaturas impartidas en castellano) en aquellos centros en los que las familias han conseguido las sentencias oportunas del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, y únicamente aplicado a los grupos-clase a los que pertenecen los hijos de las familias demandantes», seala el estudio.

De acuerdo con los PLC examinados solo un centro educativo en Cataluña, el Instituto Tremp de Lérida, utiliza el castellano oralmente en asignaturas troncales, aunque el material didáctico está en catalán. Esto en lo que respecto a centro de ESO y Bachillerato. En centros de Educación Infantil y Primaria son 125 (7,8%) los que ofrecen una aisgnatura no linguística en castellano o parte de ella durante un trimestre. La cifra total, entonces, es de tan solo 126 centros en toda Cataluña que ofrecen una asignatura en castellano que no sea Lengua y Literatura Castellana.

De estos 126 centros solo 25 imparten en castellano asignaturas troncales. Podría entenderse que en estos casos sí cumplen con las sentencias judiciales al impartir Lengua y Literatura Castellana más otra materia troncal, pero es que la ley establece que dichas asignaturas se deben dar durante un curso completo y no en algún trimestre del curso escolar, como sucede con los centros analizados.

AEB
AEB

Como señala este gráfico, las materias que se eligen para reforzar el castellano son Educación Física (46 centros) y Educación Plástica (35). «Asimismo, solo 25 instituciones educativas públicas imparten asignaturas troncales en esta lengua, aunque solo uno o dos trimestres, nunca el curso completo», apunta el estudio.

El informe de la AEB también señala que la Generalitat miente cuando dice que refuerza el castellano en zonas de mayoría catalanohablantes. El informe recuerda que, de acuerdo con la «Guía per a l’elaboració del Projecte Lingüístic de Centre» del Departamento de Educación se exige una evaluación del «contexto sociolingüístico del centro y las necesidades de los alumnos» para determinar si se refuerza y cómo se distribuye la carga horaria de las lenguas oficiales.

No se refuerza el castellano en zonas con mayoría catalanohablantes

Sin embargo, tras el análisis de la distribución porcentual del uso del castellano en materias no lingüísticas de estos 126 centros, según el ámbito territorial en que se localizan, se concluye que la información suministrada no se corresponde con lo dispuesto por la normativa de la Generalitat. «Por el contrario, queda patente que el sistema educativo catalán no refuerza el castellano allí donde hay mayoría de catalanohablantes, por lo que, en este sentido, las diferencias lingüísticas entre los distintos ámbitos territoriales resultan del todo intrascendentes. De esta manera, en zonas con una mayoría de catalanohablantes se encuentran menos centros que ofrecen asignaturas de diferentes áreas de conocimiento en castellano».

Esto puede verse también en el curso de inicio de la asignatura de Lengua Castellana. Nueve de cada diez alumnos en Cataluña comienzan a estudiar esta materia en el primer curso de Primaria, a los 6 años. De este 89,1%, un 95,7% lo hace de forma oral. Por lo tanto, hasta el segundo curso de Primaria (7 años) los alumnos no comienzan a adquirir competencias orales y escritas de esta lengua. El inicio de las clases de castellano, como en el caso anterior, no se ve condicionado por la composición sociolinguística del territorio. Es decir, otra vez no se inicia el estudio del castellano en función de si hay o no mayoría catalanohablante. "Se evidencia que los PLC no se adecúan a su entorno y, en consecuencia, no responden a las necesidades linguísticas reales de los alumnos". Así, por ejemplo, la proporción de centros que inician la docencia del castellano en primer curso de Primaria en el Área Metropolitana de Barcelona (con un porcentaje de catalanohablantes del 23,3%) es muy similar a la de Terres de l´Ebre donde el porcentaje de catalanohablantes sube al 68,3%.

Se omite la Constitución

Otro elemento sobre el que el informe llama la atención es que el marco legal sobre el que se elaboran los PLC omite la Constitución Española como referente regulatorio legislativo: solo un 4,3 % de los centros la nombra, frente a un 95,7% de ellos que considera el Estatuto de Autonomía como el marco legal superior.

AEB
AEB

En cuanto a las actividades extraescolares, el estudio denuncia que un 94,9% de los centros las realizan en catalán. Dichas actividades son organizadas en muchos centros por las asociaciones de madres y padres (AMPAS), encargados de que se cumpla el requisito de los centros y de la Generalitat de que los monitores hablen en catalán y se dirijan a los alumnos en esta lengua, «una especie de vigilante de la inmersión», denuncia la AEB.

«A nuestros hijos los vigilan en el patio»

La exclusión del castellano hace que solo se puede hablar en el patio (aunque no del todo) y que el personal docente y no docente solo tenga que hablar en catalán. En el caso del patio se intenta evitar que hablen en castellano, «situación que se define como un problema o peligro que atenta contra el núcleo histórico y cultural de la identidad catalana». Por ejemplo, «con el fin de proteger este patrimonio histórico y cultural que nos identifica como pueblo, hace falta establecer mecanismos que favorezcan la utilización habitual por parte de los niños, sobre todo en los espacios donde actualmente están en retroceso, como el patio, el comedor...», señala el PLC de la Escuela San Ramón en El Pla de Santa María.

«A nuestros hijos los vigilan en el patio», sentenció Ana Losada quien se apresuró a aclarar que son los proyectos linguísticos los que establecen que hay que evitar que se hable en este y otros espacios en castellano.

La comunicación, en catalán y el tutor, que no sea el profesor de castellano

También se ejerce presión sobre el personal no docente y profesores para que se dirijan al alumnado en catalán. Y las comunicaciones , tanto orales como escritas, son en catalán. En el primer caso, solo un 10,4% manifiesta su disponibilidad para realizarla en las dos lenguas oficiales y en el segundo caso, toda la documentación que el centro facilita o requiere a los padres, se realiza en el 97,4% de los centros exclusivamente en catalán.

Además de la presión sobre los docentes, en múltiples PLC, indica el estudio, se hace hincapié en que deberá evitarse que el tutor, como referente lingüístico principal del alumno, sea el profesor de castellano, con el fin de evitar «interferencias» en relación a la que debe ser la lengua de relación académica, es decir, el catalán.

Identidad catalana

Por último, el informe señala que los PLC instrumentalizan la lengua y la convierten en una herramienta al servicio de la construcción de una identidad catalana. «A este aspecto se añade el hecho de que se presente a Cataluña como entidad diferenciada, singularizada respecto al resto de España, a la que, por cierto, nunca se la menciona con este término sino con el de “Estado español”».