Gafas de Orcam
Gafas de Orcam - ABC

Las gafas que permiten que los ciegos lean, a punto de llegar a Europa

Una cámara instalada en unas gafas permite leer textos, reconocer objetos e identificar rostros a personas con ceguera total o parcial y otros tipos de deficiencias visuales. La compañía asegura que su aprobación en Europa está próxima

JERUSALÉNActualizado:

Apenas consiste en una cámara y en un pequeño ordenador que se puede llevar en un bolsillo, pero OrCam permite que las personas ciegas puedan leer el periódico, elegir en el supermercado su marca de leche favorita o saber si alguien que se acerca es una persona conocida o no.

«Este dispositivo permite que las personas con deficiencias visualesse sientan más libres y con menos barreras», ha explicado Eliav Rodman, director de márketing de OrCam, la compañía israelí que ha desarrollado el dispositivo desde 2010. Y, tal como ha asegurado, su aprobación y venta en Europa está muy próxima.

Leer en español

El sistema cuenta con una cámara colocada en la montura de unas gafas y un ordenador capaz de leer para el usuario a través de un altavoz o unos auriculares. El dispositivo también es capaz de conocer y almacenar en su base de datos la forma de objetos y de las caras de otras personas para identificarlos. De momento, OrCam puede leer en hebreo e inglés y está en desarrollo el equivalente en español.

Por ello, pueden beneficiarse de este aparato personas que sufren ceguera parcial o total u otros tipos de problemas de visión, y también aquellos que sufran otros males relacionados con la capacidad de interpretar imágenes y formas, como ocurre con la prosopagnosia (en el reconocimiento de rostros) o con la dislexia.

El dispositivo puede leer un texto, deletrear una palabra o almacenar información

Tal como ha dicho Rodman, gracias a este aparato las personas con problemas visuales tienen una oportunidad de recuperar la «normalidad». Por eso, aunque con el dispositivo tienen la capacidad de leer al revés un libro o un periódico, hasta el momento los usuarios han dejado claro que prefieren no resultarle graciosos a otras personas y leer en la posición habitual.

Para hacerlo, basta con aprender una serie de gestos y controles que le indican al dispositivo si se quiere leer un bloque de texto, deletrear una palabra o almacenar información. Por ejemplo, si se pretende leer un párrafo, basta con señalar con el dedo índice delante del texto; pero si se quiere deletrear una palabra, basta con señalar durante un tiempo más largo. En el caso de querer identificar un objeto, habrá que situarlo a ante la cámara en varias posiciones y luego pronunciar su nombre en voz alta.

Cerca de un millar de dispositivos en uso

OrCam se vende hoy en día en cuatro países, Canadá, Estados Unidos, Reino Unido e Israel, y la Unión Europea ya está trabajando en la homologación para la zona. Actualmente, alrededor de 1.000 dispositivos ya están siendo utilizados. Entre ellos, el Ejército de Estados Unidos financia equipos para algunos veteranos de guerra heridos, según informa la compañía.

El precio ronda los 3.500 dólares (cerca de 3.100 euros), pero hay una versión más barata y sencillla (My reader) que no reconoce objetos ni rostros pero que lee textos, con un precio de 2.500 dólares (unos 2.200 euros).

Pronto será compatible con Siri o Coltana y ayudará a orientarse en la calle

Dado que OrCam está dirigido a personas con deficiencias visuales, y en muchos casos personas mayores no muy familiarizadas con la tecnología, la compañía ofrece un curso de dos horas para aprender los controles. También cuenta con un servicio de atención al cliente para ayudar con las posibles incidencias y para conocer las opiniones y experiencias de los usuarios y aprovecharlas en las actualizaciones del sistema.

En el futuro, OrCam espera mejorar la sensibilidad de la cámara, que ya puede leer textos a distancia, e incluso en penumbra o en superfices inclinadas. También esperan combinarla con una inteligencia artificial, como Coltana o Siri, capaz de trabajar con el sistema de reconocimiento de objetos, con el objetivo de ayudar a una persona ciega a orientarse en una calle, por ejemplo.