La fusión Prisa-Imagina, pendiente del derecho de veto y el reparto de Digital +

La fusión Prisa-Imagina, pendiente del derecho de veto y el reparto de Digital +

F. ÁLVAREZ | MADRID
Actualizado:

POR F. ÁLVAREZ

MADRID. Cinco días les quedan a los grupos Prisa e Imagina para alcanzar algún acuerdo que les permita salvar los muebles en la guerra del fútbol. Cinco días para, cuando menos, un mal arreglo audiovisual que acabe con la fabulosa disputa entre ambos en todos los planos de la competencia.

Probablemente no saldrá un pacto redondo ni una fusión ejemplar, pero tal vez se alcance algún tipo de armisticio con el que calmar al mercado y continuar en busca de una compleja integración por arriba con el negocio audiovisual (Cuatro y La Sexta) como bandera.

La negociación la están llevando Ignacio y Manuel Polanco y Juan Luis Cebrián (presidente, director general y consejero delegado de Prisa, respectivamente) y Tacho Benet y José Miguel Contreras (responsables de Mediapro y de La Sexta-Imagina).

Prisa, un 55 por ciento

El principal escollo, según ha podido saber ABC de fuentes de toda solvencia, y como no podía ser de otra manera, es delimitar las áreas de poder de cada grupo en la resultante y la capacidad decisoria de cada cual. Desde Imagina se aceptaría que Prisa pudiera reservarse una porción mayoritaria en la tarta accionarial de la resultante si así lo aconseja la ecuación de canje, aunque no más de un 55 por ciento. Sin embargo, se pone como condición que Imagina se reserve la facultad de ejercer el derecho de veto sobre cualquier tipo de decisión que se pueda llevar a cabo en un futuro; lo que, en la práctica, dejaría mermados los derechos políticos del grupo Prisa, condicionados siempre al eventual escrutinio de su socio en el órgano de gobierno de la compañía.

Luego está el asunto de Digital +, que no es poca cosa. Prisa se había fijado el reto de conseguir por la venta de la plataforma de TV por satélite 3.500 millones y la oferta de Vivendi Telefónica no pasa de los 2.000. Por si fuera poco, las recomendaciones de los equipos jurídicos advierten de serios riesgos desde el punto de vista de Defensa de la Competencia a la hora de incluir a Digital + en la fusión.

Negocio independiente

La estrategia pasa ahora por dejar fuera la plataforma, blindarla como un negocio independiente y exclusivo de Prisa, grupo que, eso sí, daría entrada al consorcio Vivendi-Telefónica con una participación minoritaria pero que le permitiría a la compañía de la familia Polanco sortear a las autoridades de Bruselas. Además, un gigante de la talla de Vivendi-Telefónica resolvería también en parte los problemas de financiación de la compañía que explota en régimen de monopolio la televisión de pago por satélite en España.

A cambio, el francés Vivendi tendría acceso a la gestión de los contenidos de la plataforma Digital +, con el canal GOL TV de Mediapro incluido para asegurarse el fútbol de pago, y Telefónica se haría cargo de la lista de clientes de la empresa, que cuenta con dos millones de abonados a los que ofrecer los servicios de telecomunicaciones de la compañía.

Exclusiva para Telefónica

Además, la operadora se aseguraría la exclusiva del servicio telefónico para acceder a la oferta de valor añadido de la plataforma. Es decir, únicamente a través de las líneas de Telefónica se podrían comprar partidos de fútbol o películas en pago por visión, con el atractivo volumen de negocio que puede suponer para un único proveedor del servicio. Con este paso, la operadora también se desmarcaría aún más de sus competidores en el mercado español.