Los galardonados en los Premios Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento
Los galardonados en los Premios Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento - ABC

La Fundación BBVA premia el compromiso científico con el planeta

Durante los Fronteras del Conocimiento, el presidente de la entidad destaca que «la humanidad no ha tenido nunca tanta responsabilidad como ahora; las acciones que hoy tomemos pueden transformar para siempre nuestro planeta»

BilbaoActualizado:

Los desafíos a los que se enfrenta la humanidad son enormes, pero la ciencia juega un papel inmenso para ayudar a solventarlos. Esta ha sido la idea fundamental presente este martes en la entrega de los Premios Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento. Doce han sido los galardonados. Científicos, ingenieros, economistas o intelectuales consagrados que, en ocho categorías diferentes, han visto reconocida su labor por aportaciones de las que la sociedad se sigue nutriendo hoy: desde la creación de la lista roja de especies o el descubrimiento del papel del microbioma en la salud, hasta el estudio de la brecha de género o la dispoción del cerebro humano al lenguaje.

Por primera vez el acto se ha celebrado en Bilbao (así será de forma permanente a partir de esta edición), en el Palacio Euskalduna, en una ciudad engalanada para la ocasión, repleta de banderolas con la imagen de los premiados y la presencia de personalidades del mundo de la ciencia, como la presidenta del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Rosa Menéndez; o políticas, como el lendakari, Íñigo Urkullu. Porque las contribuciones de los galardonados «nos dotan de poderosas herramientas conceptuales y perspectivas, nos hacen mejores, y su ejemplo nos estimula a ir más lejos afrontando los retos de este complejo y apasionante siglo XXI», ha dicho el presidente de la Fundación BBVA, Carlos Torres Vila.

La ceremonia de entrega ha sido un homenaje a la importancia del saber para abordar los retos presentes y futuros. Dotados con 400.000 euros por categoría, los galardones han recaído en Charles Kane y Eugene Mele, en Ciencias Básicas, por el descubrimiento de los materiales aislantes topológicos (con propiedades electrónicas únicas, conductores en el exterior y aislantes en el interior); Jeffrey Gordon, en Biología y Biomedicina, por demostrar el papel crucial del microbioma en la salud; Ivan Sutherland, en Tecnologías de la Información, por crear el primer sistema gráfico de interacción hombre-máquina y ser el padre de la realidad virtual. En Economía, Claudia Goldin ha sido reconocida por su análisis de las brechas de género, mientras que en Música y Ópera, el premio ha sido para John Adams, por componer «una música que es genuinamente de nuestro tiempo». Noam Chomsky, premiado en Humanidades y Ciencias Sociales por sus contribuciones al lenguaje, ha sido el únido ausente en la ceremonia por motivos de salud.

Desafíos

Pero en esta undécima edición han estado muy presentes los retos medioambientales. «El cambio climático, la crisis de biodiversidad con la amenaza de una sexta extinción o la desigualdad son retos cuyas consecuencias futuras pueden ser mucho más graves si no actuamos ya», dijo Torres Vila. «La humanidad no ha tenido nunca tanta responsabilidad como ahora; las acciones que hoy tomemos pueden transformar para siempre nuestro planeta».

Durante la gala, Gretchen Daily y Georgina Mace, premiadas en la categoría de Ecología y Biología de la Conservación, han recalcado la importancia de aplicar «la ciencia ecológica básica a los fines prácticos». Ellas han desarrollado herramientas que combaten la pérdida de biodiversidad, y hoy reconocen percibir «una mayor atención pública y corporativa a la condición del medio ambiente, y concretamente a los valores de la naturaleza y a los riesgos y los devastadores costes de su pérdida», ha dicho Mace en el discurso de aceptación. «Los desafíos son enormes, pero la ciencia tiene un inmenso papel que jugar en el apoyo a estos líderes, impulsando los valores de la naturaleza en las políticas y las finanzas, y abriendo vías alcanzables hacia el desarrollo sostenible».

También Anny Cazenave, John Church y Jonathan Gregory, premiados en Cambio Climático por ser pioneros en la medición precisa del aumento del nivel del mar y de las causas que llevan a ello, han hecho un llamamiento «a la acción urgente y mundial para mitigar las emisiones» y así evitar las peores consecuencias del aumento del nivel del mar. Porque para no cruzar umbrales que lleven a muchos metros de subida, es necesario «la reducción rápida y significativa» de los gases de efecto invernadero.

En sus respectivos ámbitos, también Charles Kane y Eugene Mele, recalcaron la importancia de combinar la aplicación al mundo real con la teórica, mientras que el discurso de Claudia Goldin llamó la atención sobre otro reto aún por solventar: las brechas de género. En su discurso de aceptación ha explicado que las mujeres «contribuyen a la economía, pero a menudo de maneras que no se valoran plenamente». Hoy, «numerosos cambios tecnológicos han servido para reducir diversas brechas», aunque el problema, ha explicado, «sigue vigente. Puede que siga siempre. No obstante, estamos a punto de cerrar algunas de las brechas más flagrantes que aún quedan en gran parte del mundo, incluida España».