Representantes del foro FPME
Representantes del foro FPME - ABC
Medicina

El FPME inicia el procedimiento para que la relación médico-paciente sea patrimonio de la humanidad

Se pretende defender esta relación de presiones administrativas, tecnológicas, económicas y políticas

ABC
MadridActualizado:

El Foro de la Profesión Médica (FPME) ha hecho público el documento que fija las bases del procedimiento formal de solicitud para que la relación médico-paciente sea reconocida como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad a salvaguardar por la (Unesco).

La iniciativa fue presentada, en nombre del Foro de la Profesión Médica, por su presidente, Dr. Serafín Romero; por el Dr. Patricio Martínez, presidente de honor de CESM y coordinador del proyecto; y por el Dr. Miguel Ángel García, secretario de Estudios Profesionales de CESM. También estuvieron en la presentación los distintos representantes de las organizaciones que componen el FPME.

El documento, elaborado por un Grupo de Expertos en el seno del FPME, plantea el punto de partida del proceso a seguir para alcanzar ese reconocimiento de la Unesco con la voluntad de hacer partícipe del mismo a la sociedad, a las instituciones públicas y, sobre todo, a los pacientes. En este sentido, ya cuentan con el respaldo de las principales asociaciones que les representan: Alianza General de Pacientes; Foro Español de Pacientes; y Plataforma de Organizaciones de Pacientes.

Proteger y promover este bien social y cultural

Partiendo de que la relación médico-paciente constituye el núcleo fundamental del ejercicio de la Medicina, el Foro de la Profesión Médica aprobó por unanimidad, en su Asamblea General de 15 de junio de 2016, promoverla como «Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad», con el objetivo de proteger y potenciar dicha relación y sus valores, y defenderla de las amenazas a las que se encuentra sometida en la actualidad, derivadas de presiones administrativas, tecnológicas, económicas y políticas, entre otras.

Con esta iniciativa, el FPME aspira a promover una relación médico-paciente de calidad, en colaboración con las Administraciones, instituciones sanitarias, organizaciones médicas y asociaciones de pacientes. Se trata de mantenerla como núcleo fundamental de la asistencia sanitaria centrada en la persona, que sea de alcance universal y con un funcionamiento eficiente. Preservar sus valores y contribuir a su adaptación ante nuevas circunstancias que vayan apareciendo en el futuro forman parte también de este proyecto.