«Fue tan fácil»: el obituario de unos padres rotos por la muerte de su hijo que remueve conciencias en EE.UU.

El mensaje publicado por los progenitores del joven estadounidense Andrew Black ha recorrido ya todo el país dejando sin palabras a quien lo lee

Actualizado:

El seis de diciembre, Black entró en una tienda de armas a las 11:02 de la mañana. Veintiocho minutos más tarde, se fue con un arma de fuego. En algún momento entre las 15:00 y las 15:30 de la tarde, Black se disparó a sí mismo, según Burlington Free Press.

Entre los arreglos funerarios y otras tareas dolorosas para su madre y su padre, Alyssa y Rob Black, quisieron dar detalles sobre su hijo y compartir con el mundo en su obituario. Escribieron sobre su espíritu aventurero, su querido perro Biggie y el trabajo de sus sueños en una cervecería local.

Luego, hacia el final, incluyeron una oración que se extendía más allá de los límites de su tragedia particular. Respondiendo a que el estado de Vermont no tenía un período de espera para la venta de armas, sus padres escribieron: «En honor a Andrew R. Black, le pedimos que trabajen por una legislación que impone un período de espera razonable entre la compra y posesión de armas de fuego para proporcionar un período de reflexión contra los actos de violencia impulsiva».

Esta última petición es la que impactó no sólo en la comunidad de Essex, en Vermont, sino que la reflexión sacudió al resto de los Estados Unidos por simpleza del argumento. «Proporcionar un tiempo de reflexión». Que la compra de un arma -tan fácil de conseguir en aquel país- no se trate de un impulso, sino de un acto pensado y meditado.

«Fue tan fácil para este chico de 23 años bajar y comprar un arma. Sin ni siquiera 24 horas para pensar y darse cuenta de que no era la respuesta», dijo su padre a NBC 5.

El texto completo publicado por los padres de Andrew fue el siguiente:

«Essex. Andrew Robert Black, el hijo amado de Rob y Alyssa (Hughes) Black y el muy querido hermano de Victoria Ann y Steven William Black, murió a la edad de 23 años el 6 de diciembre de 2018 en su casa de Essex, Vermont. Se graduó en 2014 de Essex High School.

Andrew era un verdadero hijo de Vermont que amaba caminar por Green Mountain Trails y encontró belleza en todo lo que veía. Era un atleta dotado; el hockey era su pasión y era un fanático rabioso de los Montreal Canadiens. Era un joven cervecero, había comenzado a los 16 años y estaba fascinado por el arte y la ciencia del uso de ingredientes tradicionales para crear cervezas innovadoras de Vermont. Con ese fin, era un empleado valioso en 'Los mejores líquidos de Lawson', donde estaba aprendiendo su oficio. Andrew fue amable, generoso de corazón y conocido por su sonrisa y su risa que podían iluminar una habitación. Amaba a los animales, especialmente a su perro Biggie, y Biggie lo adoraba a él. Además de su familia y su perro más cercanos, a Andrew le sobreviven sus abuelos Shirley Snyder, Bill y Veronica Hughes, y Bill y Karen Black, así como sus muchos tías, tíos y primos.

Andrew Black era un espíritu aventurero que amaba profundamente y era amado a cambio. Sus muchos amigos, familiares y compañeros de trabajo lo extrañarán mucho.

El 13 de diciembre de 2018 se llevará a cabo una exhibición pública en Corbin & Palmer Funeral Home, 9 Pleasant St., Essex Junction, VT de 3: 00-6: 00 pm.

'Los mejores líquidos de Lawson' en 155 Carroll Road, Waitsfield, Vermont celebrará una celebración de la vida de Andrew el viernes 14 de diciembre de 2018 de 6:30 a 8:30. Se invita a todos los que conocieron y amaron a Andrew a venir y contribuir con sus historias, recuerdos y compartir sus cervezas favoritas.

En lugar de flores, la familia pide que se hagan donaciones en nombre de Andrew al Green Mountain Club. Además, la familia le pide que considere presionar a su Representante Estatal con lo siguiente: 'En honor a Andrew R. Black, le pedimos que trabaje por una legislación que imponga un período de espera razonable entre la compra y la posesión del arma de fuego para proporcionar un período de reflexión (apropiado) para protegerse contra los actos impulsivos de violencia».