FacebookLa «prisión juvenil de mamá»: el castigo a una adolescente que divide a Facebook

Habitación vacía, ropa limitada y escribir sobre sus acciones, parte del escarmiento aplicado a la joven

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El problema del acoso escolar y la conveniencia de los castigos son temas de plena actualidad para los padres. Todo progenitor se preocupa si sabe que su hijo es víctima o agresor en un caso de 'bullying'; y a cualquiera le preocupa escoger un castigo eficaz y comedido para corregir una conducta errónea. Seguramente por eso se ha hecho viral en los últimos días el post que ha publicado en Facebook una madre llamada Amanda Mitchell, en el que explica el comportamiento de su hija Hannah y el escarmiento que ha ideado para ella.

El blog Mum's Lounge recoge las reflexiones de Amanda para poner el debate sobre la mesa. Cierto día, la joven mamá recibió una llamada del colegio de su hija adolescente. «La profesora me explicó que Hannah estaba vagabundeando por los pasillos cuando debía permanecer en clase, que llevaba días acosando a una de sus mejores amigas e hiriendo sus sentimientos, que estaba mintiendo sobre su profesora al resto de profesores. En resumen, actuando como una idiota», ha confesado la madre.

Disgustada y dolida al escuchar semejantes comentarios sobre su hija, Amanda puso en marcha un castigo ejemplar. Vació por completo la habitación de su hija: ni pósters, ni juguetes, ni siquiera vestidos en el armario. Sólo su cama y la ropa justa para asistir a clases durante la semana siguiente. En cada una de las camisetas que dejó en el cuarto de la adolescente se podía leer, en letras gigantes, un lema 'antibullying'. El nuevo aspecto de la estancia hizo que la madre la bautizase como «la prisión juvenil de mamá».

La sanción aplicada a Hannah incluyó otras medidas. «Cada día de la semana escribirá cincuenta veces estas frases: "no mentiré", "seré amable con todo el mundo", "me portaré bien en el colegio", "tomo mis propias decisiones y "soy responsable de mis acciones"», detalla Amanda. «Creo que el problema con esta generación es el castigo inadecuado. Dicen que los castigos son malos, que sólo debemos usar el refuerzo positivo e ignorar los malos comportamientos... pues no, no en mi casa», añade.

Algunos usuarios de Facebook han recriminado a la madre el exceso de severidad con su hija. «¿Demasiado duro? No en mi opinión. Si crece e infringe la ley, el resultado será la cárcel. No es lo que quiero para mis hijos. Tiene que aprender, aunque sea por las malas, cómo no debe comportarse», justifica ella. Muchos otros internautas, sin embargo, han aplaudido la valentía de esta madre. «Esto hará que la niña cambie su manera de actuar en un sentido positivo, que es la idea principal detrás de cada castigo», apunta uno de los comentarios en el post.