Katie Stricker Curtis con la máscara de Chewbacca
Katie Stricker Curtis con la máscara de Chewbacca - Facebook

FacebookLa nueva moda de las madres: usar la máscara de Chewbacca en las situaciones más insólitas

Katie Stricker Curtis decidió, a punto de dar a luz, ponerse una máscara de Chewbacca para hacer más ameno (si cabe) su paso por el hospital para tener a su bebé

ABC
MADRIDActualizado:

«Solo porque estoy a punto de ser madre no significa que deba madurar. No se tomen la vida tan en serio. El mejor regalo de Navidad». Es el consejo de Katie Stricker Curtis, una mujer que, en el hospital, a punto de dar a luz, tuvo la genial idea de ponerse una una máscara de Chewbacca para hacer más ameno (si cabe) su paso por el hospital para tener a su bebé.

La publicación del vídeo en Facebook en la que puede verse Katie con la cara del famoso personaje de Star Wars, y que acumula más de 600.000 reproducciones, no es la primera que rompe récords.

Candace Payne fue la primera madre en poner de moda la máscara. En un vídeo también publicado en Facebook aparece en su coche con la máscara del peludo acompañante de Han Solo. En su caso, obtuvo nada menos que 165 millones de reproducciones.

Pero la historia no quedó ahí. Payne se hizo tan famosa que fue invitada al programa del célebre presentador James Corden, «The late show», en el que compartió plano con el director de la última película de Star Wars, J.J. Abrams.

Además, consiguió que la juguetería (Kohls), donde adquirió la máscara, en un más que obvio agradecimiento de la empresa por la publicidad «gratis», le regalara máscaras para sus hijos, para los que en un prinicipio había adquirido la que la hizo tan conocida.

Sin embargo, su cariño hacia el peludo hizo que no quisiera entregarla. «Es posible que me la quieran quitar, pero es mía y me la voy a quedar», afirmó.

Un representante de Kohls acudió a la casa de los Payne para regalar a los pequeños dos nuevas máscaras de Chewbacca como recompensa por haber anunciado su marca a más de un centenar de personas. Pero eso no fue todo: también le dieron una colección de regalos que incluían docenas de juguetes, tarjetas regalo por valor de 2.500 dólares. «Estamos muy agradecidos. No queremos que la compartas con nadie, así que hemos requisado máscaras para todos», señaló la empresa.

Pero eso fue solo una parte de la «fortuna» que empezó a amasar Payne gracias al vídeo. Según ha calculado el suplemento económico de la revista «Time», desde que la mamá más famosa de América se pusiera la máscara su familia ha ingresado cerca de 20.000 dólares, repartidos entre regalos, vacaciones pagadas y atenciones de toda clase.

Entre otras cosas la familia Payne ha podido disfrutar de unas vacaciones en Disney World pagadas por la empresa y cuyo coste se eleva a 7.500 dólares.

No en vano, el regalo más sorprendente y cuantioso lo ha recibido de la Southeastern University, una institución privada cristiana del centro de Florida. El centro ha regalado becas universitarias a la familia de Payne, cuyas matrículas y tasas cuestan unos 12.000 dólares por semestre. Si los cuatro miembros de la familia completarán un grado en ocho semestres, la cifra ascendería a 96.000 dólares por persona, es decir, 384.000 dólares en total.