Vista general del humo producto de un incendio forestal en Carros cerca de Niza (Francia)
Vista general del humo producto de un incendio forestal en Carros cerca de Niza (Francia) - EFE

Europa arde

Cerca de 12.000 personas fueron evacuadas al sur de Francia, mientras que cuatro grandes fuegos arrasan Portugal

Lisboa/MadridActualizado:

Más de 12.000 personas, incluidos 3.000 campistas, fueron evacuadas este miércoles en el departamento de Var, en el sur de Francia, por un incendio que ha quemado ya unas 1.300 hectáreas. El fuego, en el que un bombero ha resultado herido, comenzó en la localidad de Londe-Les-Maures y se extendió después hacia Cap Bénat. Alrededor de unos 600 bomberos participaban en la extinción de las llamas.

La delegación local del Gobierno (Prefectura) publicó el miércoles en Twitter que hay un riesgo de «muy alto a excepcional» en nueve macizos forestales de Var, y apuntó que ha prohibido el acceso a la zona. El sureste de Francia y la isla de Córcega han sido las zonas más afectadas por los incendios registrados desde el lunes, que han arrasado más de 5.000 hectáreas y han llevado a las autoridades a solicitar a los países europeos dos aviones para las labores de extinción.

El miedo vuelve a Portugal

Después de la tragedia de hace poco más de un mes en Pedrógao Grande, donde fallecieron 64 personas —según las cifras oficiales, puestas en cuestión por varias investigaciones—, el miedo vuelve a la población lusa.

Cuatro grandes focos en la franja centro-norte del país vecino han requerido la movilización de 1.600 efectivos, con los distritos de Castelo Branco, Portalegre y Santarém. En esta última zona, la aldea de Sao José das Matas es la más afectada por el fuego, ya que han ardido más de 20.000 hectáreas y se teme que la pedanía pueda ser engullida en su totalidad por las llamas. Más de mil personas se han visto obligadas a abandonar sus pertenencias para salir corriendo y salvar sus vidas en 20 aldeas.

80 viviendas quemadas

Los incendios se multiplican en plena temporada turística en Croacia. La segunda ciudad más poblada del país, Split, dio la voz de alarma el pasado lunes por un intenso fuego que la cercaba por el este. Un total de 4.500 hectáreas de bosques coníferos han resultado calcinadas. El incendio, que se cobró la vida de una persona, se declaró controlado un día después tras haber quemado más de 80 viviendas. Aquí, los aviones antiincencios no pudieron combatir el fuego en ciertas áreas por problemas en el suministro de agua», relató un vecino, Sven Domitrovic, a ABC.

«Estos aeroplanos suelen estar preparados en la región de Dalmacia del Sur durante el periodo estival, donde los incendios son más frecuentes. Cogió a Split por sorpresa y sin medios suficientes».

Los medios de comuncación locales dieron cuenta de este fuego, y también del registrado en la ciudad de Podgora pocas horas después. 800 turistas fueron evacuados de sus hoteles en Tucepi, ciudad costera situada entre Split y Duvrobnik.

Montenegro también arde e, incapaz de sofocar los fuegos, solicitó ayuda a la UE para combatir los fuegos al norte -en Tivat y Herceg Novi- y sur de sus fronteras. Más de 100 turistas han sido ya evacuados.