Imagen de archivo de una manifestación en Madrid por el clima
Imagen de archivo de una manifestación en Madrid por el clima - MAYA BALANYÀ

Los estudiantes de Fridays For Future no se reúnen con Sánchez para no convertirse en un instrumento político

El movimiento prendió el pasado mes de febrero en España y desde entonces ha convocado decenas de protestas en ciudades de todo el país

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El movimiento estudiantil contra el cambio climático Fridays For Future, inspirado en la activista sueca Greta Thunberg, ha declinado la invitación para asistir este lunes a la reunión que el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ha mantenido con organizaciones ecologistas en el marco de su ronda de consultas con la sociedad civil para elaborar una propuesta de gobierno para presentar a Unidas Podemos.

«No queremos convertirnos un instrumento mediático en la formación de un gobierno», explica este colectivo, que integran estudiantes de toda España y que se define como «apartidista», en un comunicado donde precisa que la invitación de Moncloa llegó la semana pasada.

«No se trata de que se reúnan con nosotros, se trata de asegurar lo antes posible lo que necesitamos las generaciones presentes y futuras, sin medidas de escaparate ni trampas cortoplacistas», añaden en el comunicado.

El movimiento Fridays For Future (Viernes por el futuro, en castellano) prendió el pasado mes de febrero en España y desde entonces ha convocado decenas de protestas en ciudades de todo el país para exigir a los dirigentes políticos que tomen medidas «urgentes» que logren paliar los efectos de la «crisis climática».

Estas protestas suelen convocarlas los viernes frente a las sedes de instituciones legislativas y gubernamentales, como el Congreso de los Diputados, emulando a la adolescente sueca Greta Thunberg, que desde el año pasado se concentra, todos los viernes, frente al Parlamento de Suecia.

En su comunicado, Fridays For Future incide en la situación de «emergencia» del clima y en la necesidad de tomar decisiones drásticas como reducir el 50% de las emisiones de CO2 en los próximos diez años. «Cuanto más tardemos en ejecutar todos los cambios necesarios, y más tiempo se pierda discutiendo qué y quién se hace cargo de promoverlos, menos probabilidades tendremos de salir de este atolladero», aseguran.

«Nuestras exigencias son claras e innegociables: hay que formar urgentemente un gobierno decidido a afrontar los retos que plantea la emergencia climática y ecológica, desde la justicia climática. Es vital», añaden desde este colectivo de estudiantes, que reclama para este reto «cargos políticos que digan la verdad» y «con voluntad de ir en la dirección adecuada».