Proceso de desintoxicación
Proceso de desintoxicación - San Bernardo

Estrés, presión y alto riesgo: la vida de los miembros de la UME

Se ha hecho junto a los alumnos del máster de Ingeniería de Seguridad contra Incendios de la Universidad de Alcalá de Henares

Actualizado:

La Unidad Militar de Emergencias (UME) ha confeccionado esta mañana del jueves 4 de julio un simulacro de prevención y evacuación de incendios en la base aérea de Torrejón de Ardoz. Las prácticas se han desarrollado en el lugar del antiguo hospital de pediatría estadounidense que se encuentra en el interior de la base.

El ejercicio tiene como objetivo instruir a los alumnos del Máster en Ingeniería de Seguridad contra Incendios de la Universidad de Alcalá de Henares. Según José Luis Pérez Díaz, catedrático de Ingeniería Mecánica en la Universidad de Alcalá y director del Máster, «esta práctica se realiza con el objetivo de que los ingenieros tengan los pies en el suelo, tienen que conocer los riesgos que conlleva una intervención de este calibre».

El jefe del Grupo de Intervención en Energías Tecnológicas y Medioambientales de la UME, José María Martín Corrochano, ha hablado acerca de las situaciones de estrés a las que se exponen los miembros del grupo. «Se obliga a los miembros de la unidad a someterse a estrés térmico, auditivo y gran cantidad de humo, para que se produzcan situaciones de visibilidad reducida, y que la situación sea lo más real posible». También se ha procedido a utilizar otro tipo de materiales como pantallas térmicas, camillas de bioseguridad, detectores químicos, o equipos de respiración, con el objetivo de ver si hay víctimas intoxicadas.

Procesos de desintoxicación

Cuando se produce una intoxicación por agentes químicos el proceso se divide en 3 fases: una de control, en la que se observa mediante un detector químico el estado del perjudicado; otra de descontaminación operativa en manos, pies y máscaras; y por último, una zona de desvestido y descontaminación completa en una furgoneta, en la que se aplica una ducha con geles descontaminantes. Durante todo este proceso se debe extremar la preacuación ante la posibilidad de una nuevas intoxicaciones.

La importancia de las prevenciones

La UME realiza este tipo de ejercicios dos veces a la semana, tratando de acercarse lo máximo posible a la realidad. Hay que recordar que el año pasado en España hubo un total de 13.793 siniestros. De los cuales 56 de ellos tuvieron una extensión superior a las 500 hectáreas afectadas. Por eso, el objetivo de este programa es tratar de mejorar los sistemas de prevención y extinción de incendios forestales, así como los de cualquier otra índole.