Es importante hacer un buen uso de las escaleras mecánicas
Es importante hacer un buen uso de las escaleras mecánicas - ABC

Este vídeo muestra el peligro de las escaleras mecánicas para los niños y niñas

Hay que tener mucha precaución a la hora de subir con los más pequeños en las escaleras mecánicas

ABC
Actualizado:

Durante los últimos años, y cada vez más, hemos visto numerosos incidentes relacionados con escaleras mecánicas alrededor de todo el mundo. Desde víctimas que han quedado atrapadas entre los escalones hasta otras que han acabado heridas ante una parada repentina del dispositivo o un cambio inesperado de dirección.

Los peligros son numerosos y ya se han cobrado varias víctimas. Por este motivo, y a pesar de la seguridad que transmiten, es recomendable subir las escaleras mecánicas con la mayor precaución posible. En especial si subimos o bajamos acompañado de algún niño o niña, que son los que corren mayor peligro debido a su reducido tamaño. Así lo ha mostrado un vídeo difundido por la Policía de Boadilla a través de su cuenta de Twitter.

En el documento se aprecian las devastadoras consecuencias que puede tener el hecho de dejar que los más pequeños se acerquen a los bordes de estas escaleras. Unos segundos, ese es el tiempo que tarda el dispositivo en tragarse un zueco de caucho.

«Mucha precaución con los más peques en las escaleras eléctricas, evita llevarlos cerca de los bordes», reza el tuit de la policía que anima a todos los adultos a controlar a los niños y niñas de cada casa para que no jueguen mientras las utilizan.

Cómo subir y bajar las escaleras mecánicas

Las escaleras mecánicas se inventaron a finales del siglo XIX. No fue hasta 1936 cuando las primeras aterrizaron en nuestro país, concretamente se instalaron en una tienda de Zaragoza.

En el metro de Madrid, el primero de estos dispositivos se puso en 1961. Hoy podemos encontrarlas en centros comerciales, museos, estaciones de tren y Metro de cualquier ciudad. Por esta razón es importante hacer un buen uso de ellas.

En lo que a civismo se refiere, las personas que no llevan prisa deben situarse en el lado derecho del dispositivo. En el caso contrario, todos aquellos que necesiten llegar con premura a su destino deben ocupar el carril izquierdo y seguir caminando.

Agarrarse siempre al pasamanos, agarrar a los niños de la mano al utilizar las escaleras mecánicas y no molestar al resto de usuarios son otras de las instrucciones básicas para hacer un buen uso de este dispositivo tan utilizado hoy.

La cosa no acaba ahí, también hay que evitar varias cosas al subir y bajar. Colocarse entre dos escalones o acercarnos demasiado al borde puede poner en riesgo nuestra integridad. Sentarnos, correr o llevar los cordones desatados por las escaleras mecánicas son otros puntos clave para evitar que nos ocurra algo en nuestro camino. Y evitar, en especial y en todo momento, que los más pequeños jueguen con el dispositivo mientras está en marcha.

Unos consejos básicos para que todos lleguemos bien y a tiempo a nuestro destino.