Rescate de las tres espeleólogas a las que se buscaba en Cantabria
Rescate de las tres espeleólogas a las que se buscaba en Cantabria - EFE

Una de las espeleólogas rescatadas en Cantabria califica de «espectáculo de mierda» el seguimiento mediático del rescate

Según el Whatssap que han enviado a sus más cercanos hablan de la experienia como «maravillosa»

Actualizado:

El pasado sábado a las 12:20 horas entraban en la cueva cántabra Cueto-Coventosa en el municipio de Arredondo, las tres espeleólogas que más tarde tendrían que ser rescatadas. Después de que un compañero diera el aviso de que no habían salido de la cueva a la hora prevista, miembros del equipo de rescate y efectivos de la Guardia Civil comenzaron las búsqueda en la tarde-noche del domingo. Jessica, Eva y Montserrat salieron este lunes por su propio pie, a pesar del cansancio acumulado, quisieron cargar con su propio equipo.

Iban bien equipadas, con información, comida y agua. Espeleólogas experimentadas que aun así se desorientaron y se salvaron porque hicieron lo correcto: pararse y esperar a que llegara el grupo de socorro. Fue la mejor decisión para sobrevivir al laberinto de 35 kilómetros de galerías, algunas con un desnivel de casi 800 metros.

Ahora ya descansan en casa y han encontrado el momento perfecto para dirigirse a sus más cercanos vía Whatssap. El mensaje ha sido colgado en Facebook por amigo de una de las espeleólogas.

En el mensaje definen la experiencia como «maravillosa» y repasan todos los momentos de la expedición. El cansancio acumulado hizo que tuvieran que parar inevitablemente a descansar ya que no eran capaces de ver las cosas con claridad. «Aquel paso que el día anterior era la muerte segura, no fue más que como cualquier otro paso de los que ya habíamos hecho en muchas ocasiones durante el recorrido. Increíble. Fue invisible ante nuestros ojos el día anterior», afirman.

Las tres espeleólogas critican con dureza a los medios de comunicación y narran como tras 30 horas de rescate salieron de la cueva y «teles» y periodistas les esperaban. «España entera estaba fuera». Según varios medios presentes en el lugar la prensa se mantuvo alejada en todo momento y tomaron fotografías desde una distancia prudente. Aún así, mantienen su postura y califican la actuación de los medios de comuniación como un «espectáculo de mierda» refiriéndose a estos como «sensacionalistas, que buscan la desgracia, el tomate y la exclusiva».