Javier trabaja en la autoescuela que el presidente de la plataforma regenta en Alcorcón. En imagen, accede a la formación digital
Javier trabaja en la autoescuela que el presidente de la plataforma regenta en Alcorcón. En imagen, accede a la formación digital - JOSÉ RAMÓN LADRA
Sacarse el carné costaría 450 euros menos a cada alumno

España importa las autoescuelas digitales para abaratar el carné de conducir

Afloran los centros que defienden la formación vial online y claman contra el borrador de la DGT que impondrá ocho horas de clases presenciales

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

En Reino Unido nadie acude a una autoescuela para aprobar las clases teóricas del carné de conducir. Se hace digitalmente, por internet, y luego se paga a un profesor autónomo el número de lecciones prácticas que a cada usuario le interesa. Más cómodo, más barato que en España. Lo mismo está ocurriendo en Francia, con un modelo semipresencial. En suelo galo también está aflorando con fuerza el movimiento de las autoescuelas digitales. ¿Y por qué aquí no? Miguel Obikar, presidente de la Plataforma de Autoescuelas Digitales (PAD) en nuestro país, opina que es por los intereses creados en torno al «lobby» de las autoescuelas. «Queremos la cohabitación porque algunos siguen teniendo una visión arcaica», dice. El movimiento digital pide paso.

A estos centros físicos les beneficiaría, además, el borrador que tiene listo la Dirección General de Tráfico ( DGT) para su entrada en vigor en cuanto haya legislatura. Pocos se habían atrevido hasta ahora a cuestionar una medida que es políticamente correcta y que parecía popular, anunciada a finales del año pasado: la Dirección General de Tráfico (DGT) baraja entre las reformas bosquejadas para el carné por puntos, con trece años de vigencia, imponer ocho horas de formación obligatoria sobre seguridad vial. Todas ellas serán clases presenciales.

Hasta la fecha tampoco se había hecho la cuenta: según una reciente encuesta promovida por PAD en coalición con el movimiento de educación vial libre #WantoDrive, la medida costará unos 27 millones de euros al año. A abonar por todos los usuarios, claro. En dicho estudio van más allá, y como enfatiza Obikar a ABC, se ha llegado a dos conclusiones: una, la social y opinativa. Dos de cada tres usuarios valoran negativamente tener que cursar esas horas en una sede física, a la que tienen que desplazarse indefectiblemente para superar ese minicurso de formación vial, siempre bienvenida, por otra parte.

La segunda, el cálculo económico: según el estudio, el sobrecoste medio sería de 191,09 euros por alumno y curso –de cuatro sesiones de dos horas cada una–; lo que, aplicado al conjunto de residentes en municipios sin autoescuela que obtuvieron el carné en 2018, elevaría el monto a 11,5 millones de euros anuales en la economía española. Cantidad que podría duplicarse (hasta 382,18€ por persona) en caso de que las sesiones formativas tuvieran solo una hora de duración, lo que dependería de la oferta de cada autoescuela. «El impacto económico de la medida ni siquiera se ha valorado», se queja Miguel González-Gallarza, portavoz de PAD.

«Sacarse el carné cuesta de forma presencial casi 450 euros más a cada alumno, un sobrecoste que va a parar a las autoescuelas tradicionales», completa Obikar. Este joven confiesa haber aterrizado recientemente en el sector, que obliga, como es su caso, a tener una sede física, a pesar de facilitar las clases online. La suya es una autoescuela ubicada en Alcorcón. Una autoescuela digital es «un modelo más accesible» para el usuario, subraya. Pero el borrador de la DGT «nos impide operar a nosotros, y al alumno le perjudica». En países como la vecina Francia, el modelo digital ya copa más del 50% del sector, ilustra.

La distancia

Esta primera plataforma de educación vial digital en España cuenta en estos momentos con unos 70.000 alumnos. Está representada por Dribo, Miteórico, Obikar, y Autoescuela Súper Express. En su estudio hacen otro balance interesante. En un país con 8.000 municipios pequeños, la dispersión de los nuevos alumnos para ser futuros conductores no favorece la medida. El 80% de esas localidades (el 52% del territorio nacional) no cuentan con una autoescuela, lo que significa que 5,6 millones de habitantes (en términos de población son el 12,3% de los españoles sin accceso a estos centros en sus lugares de residencia) podrían verse afectados, añade Obikar.

Para los municipios de más de 5.000 habitantes sin centro, la distancia media hasta la autoescuela más cercana se sitúa en 12 kilómetros. Sin embargo, para los municipios más pequeños la situación es mucho más compleja: los habitantes de lugares recónditos, como los situados en algunos valles pirenaicos, tienen que recorrer cerca de 100 kilómetros para llegar al centro de destino. Por ello, la distancia media que se estima es de 33 km y el tiempo invertido, de 88 minutos por trayecto.

Del análisis de PAD se extrae que Castilla y León, Extremadura, Aragón y Castilla-La Mancha serían las comunidades más perjudicadas al tener menos densidad de autoescuelas.

El 1 de julio era la fecha en la que estaba previsto que entrara en vigor el Real Decreto impulsado por la DGT con la obligatoriedad de 8 horas de clases presenciales para sacarse el teórico, pero su aprobación fue aplazada recientemente. Obikar no refuta la necesidad de aleccionar con mayor énfasis en el tema de la seguridad vial, incluyendo asignaturas en el colegio con lecciones prácticas, aunque denosta el modelo escogido por Tráfico que, además, «se aprobará por decretazo en el Consejo de Ministros», reprocha Obikar. «Se necesita un debate social», porque la mayoría de alumnos no están de acuerdo con el modelo actual, subraya el presidente de PAD. Un 53% de los estudiantes confiesan, de hecho, que obtener la licencia les pareció un ejercicio «excesivamente caro».

Defensa del modelo

Rebate esa opinión con contundencia la Confederación Nacional de Autoescuelas de España (CNAE), que manifiesta a través de su presidente, José Miguel Báez, que  es «absolutamente falso» que la enseñanza presencial encarezca el carné de conducir. Desdeñan a estas plataformas que se dedican «a vender test», dicen. Báez remarca que a día de hoy «las autoescuelas españolas ya dan formación en el aula y el precio viene incluido en la matrícula». «Somos unas 9.000 empresas repartidas por todo el país. El 100% de la población española en edad de obtener el permiso de conducir tiene una autoescuela a menos de 7,8 km de distancia», contradice el estudio.

Báez se descuelga con un «la denominada España vacía tiene muchos más problemas con la digitalización que con las actividades presenciales». La guerra en el sector de las autoescuelas continúa, más caldeada que nunca.