Misa en el Cerro de los Ángeles de Getafe
Misa en el Cerro de los Ángeles de Getafe - Jaime García

España celebra un siglo «que no ha sido fácil» bajo la protección del Corazón de Jesús

En la Santa Misa de la renovación de la consagración de España al Sagrado Corazón de Jesús, el cardenal arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, ha señalado que «ser pueblo es saber que se nos convoca permanentemente a recuperar la vecindad»

María Lozano
MadridActualizado:

El Cerro de los Ángeles ha acogido esta mañana a miles de fieles que han acudido al centro geográfico de la península con motivo de la Santa Misa de la renovación de la consagración de España al Sagrado Corazón de Jesús. En 1919 el Rey Alfonso XIII pronunció en este mismo lugar la oración con la que ponía a nuestro país bajo la protección del Corazón de Jesús. Este domingo, 100 años después, han sido 12.000 las personas que han querido participar en la Santa Misa y acto de renovación de la consagración.

Antes de celebrar la eucaristía, el Obispo de Getafe, Ginés García Beltrán, ha querido señalar que la historia de este siglo no ha sido siempre fácil. «Muchas cosas han cambiado, otras las hemos destruido, pero siempre permanece el amor de Dios al que representa el misterio del corazón de Cristo», ha indicado.

El de este domingo ha sido el acto central del Año Jubilar del Centenario de la Consagración de España al Sagrado Corazón, que comenzó en la diócesis de Getafe el pasado 2 de diciembre y se prolongará hasta el próximo 24 de noviembre. Se ha celebrado bajo el lema «Sus heridas nos han curado», que, según el Obispo de Getafe, es «una llamada a curar también nosotros tantas heridas que hay en el corazón del hombre y en las entrañas del mundo. Poner amor donde hay odio y división».

El Papa Francisco envió un mensaje que el nuncio de la Santa Sede en España pronunció antes de que comenzara la ceremonia. En él, ha animado a contemplar a Cristo y «entregar nuestro amor para nuestra salvación». «Con estos sentimientos el Santo Padre, a la vez que suplica que recen por él, imparte complacido la bendición apostólica en ofrenda de copiosos dones celestiales», rezaba la misiva.

Luis Alfonso de Borbón y Jorge Fernández Díaz junto a algunos religiosos
Luis Alfonso de Borbón y Jorge Fernández Díaz junto a algunos religiosos - Jaime García

Entre las autoridades que han acudido a la eucaristía se ecuentran Luis Alfonso de borbón, el exministro Jorge Fernández Díaz y representantes políticos como Rocío Monasterio, Iván Espinosa de los Monteros y Enrique Ruiz Escudero.

«Recuperar la vecindad»

El cardenal arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, ha sido el encargado de presidir la Santa Misa en la que concelebraron varios obispos de diferentes lugares de España. En su homilía trasladó a los miles de fieles que abarrotaban el cerro que «al renovar el centenario de la consagración de España al Corazón de Jesús, asumimos la misión que el Señor ha dado a la Iglesia de hacer presente su rostro y tomamos a todos los que viven en España sin excepción, como lo hizo Nuestro Señor. Somos su hechura, no podemos vivir sin el amor, sin su amor».

Osoro ha destacado que «el amor hay que mostrarlo cara a cara» y que es «imprescindible para que los humanos seamos efectivamente humanos». Esto, según ha indicado el cardenal arzobispo de Madrid, no es cuestión de ideas sino cuestión de corazón y «nos lleva a ver que es urgente y necesario institucionalizar el amor sin que pierda por ello el frescor y la lozanía de un amor que contagia libertad».

Para el cardenal arzobispo de Madrid, «ser pueblo es saber que se nos convoca permanentemente a recuperar la vecindad, el cuidado de los unos y los otros, el saludarnos los unos a otros». Por esto ha indicado que hemos de reconocer que «vivimos juntos y que todos son dignos de atención».

Unos 300 sacerdotes y ministros de la comunión han sido los encargados de repartir 10.000 comuniones. Un río de fieles que quería tomar el cuerpo de Jesucristo se ha prolongado durante casi 10 minutos.

Después de la Santa Misa, ha tenido lugar el acto de consagración. Justo al comienzo se han encendido dos pebeteros con incienso cuyo olor ha inundado la explanada del Cerro de los Ángeles. La Oración de renovación de la consagración de España al Corazón de Jesús ha sido el momento culmen del acto en el que los 12.000 fieles la han pronunciado junto al cardenal arzobispo de Madrid.

Para algunos este ha sido el momento más emocionante de la cita. «Todo el mundo estaba unido, eso me ha marcado», ha declarado a ABC uno de los jóvenes que peregrinó al cerro el pasado viernes desde Barcelona. No obstante, uno de sus compañeros ha explicado que su momento preferido de la misa ha sido cuando Osoro ha levantado el Santísimo para todo el mundo: «ha levantado a Jesús, a Dios, para que estuviera al alcance de todos».

Tal como se hizo hace un siglo, al final del acto han llevado al Santísimo al convento de las Carmelitas, donde se encuentra la pieza de piedra original del corazón de Cristo. Javier Poyato, voluntario de la diócesis de Getafe, define este paseo final como «inolvidable»: «Hemos ido acompañando a la comitiva todos los voluntarios y ha sido muy emocionante que ha puesto fin a un fin de semana de entrega al señor».