Ya hay empresas que introducen programas para enseñar hábitos saludables en los colegios
Ya hay empresas que introducen programas para enseñar hábitos saludables en los colegios

Las empresas también van a la escuela

Cada vez más compañías lanzan proyectos educativos que están presentes en las aulas

MADRIDActualizado:

La iniciativa privada tiene mucho que aportar a la actividad educativa, y cada vez son más las compañías que lanzan proyectos para estar presentes en las aulas. Un ejercicio de retorno social y también un modo directo de ir forjando ese lazo entre aula y empresa que será importantísimo para el futuro laboral de los estudiantes.

Una de las colaboraciones más recurrentes entre empresa y centros educativos es, sin duda, la alimentación. Un asunto capital, como se interpreta desde Danone. «Nuestra compañía (explica Laia Mas, directora de Public Affairs de la firma) nació a partir de la iniciativa de un padre, Isaac Carasso, el fundador, que quiso dar lo mejor para cuidar la salud de su hijo y de la sociedad. Las familias están tomando cada vez más conciencia de la importancia de la alimentación, sobre todo en relación con sus hijos, y queremos potenciar que todos los niños y niñas sean agentes de cambio».

Con esta premisa de concienciación para cuidar la salud, «Alimentando el cambio» se ha configurado como un ecosistema de innovación social impulsado por la Fundación Ashoka, Danone, la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO) y el Ministerio de Educación y Formación Profesional.

La compañía también impulsa, desde 2004, las Escuelas Danone (ED), un programa educativo y de integración para escolares de entornos desfavorecidos (según datos del curso 2016/17, el programa logró reducir en un 17% el consumo diario de bollería, caramelos o aperitivos salados, y se incrementó en 20% el consumo diario de frutas, verduras y yogures y lácteos). Cifras acordes a un desarrollo en 17 Escuelas Danone repartidas por España, con más de mil escolares de 6 a 12 años implicados en el proyecto, que incluye actividades deportivas (fútbol y baloncesto) y educativas para generar un impacto positivo en hábitos, conductas y valores, tanto en el ámbito personal (relaciones entre alumnos, con las familias, con la escuela, hábitos de cuidado personal e higiene), como en el deportivo y el académico.

Respeto al medio ambiente

Ecoembes, organización sin ánimo de lucro para la sostenibilidad y el cuidado del medioambiente a través del reciclaje, lleva más de 20 años acercando esta importante cuestión al día a día de los centros escolares y en este curso ha creado «Naturaliza», para introducir la educación ambiental en todas las etapas educativas, con formación de docentes y materiales de apoyo para que los profesores puedan impartir sus clases con una mirada ambiental.

3.000 alumnos y 195 docentes de 29 centros de Madrid y La Rioja han participado en una fase piloto (la implementación de este proyecto pionero se ampliará a centros de Primaria de todo el país en el curso 2019/2020). «Desde Ecoembes creemos que la e ducación ambiental debe ser el motor que impulse la protección del medio ambiente. Aunque exista un consenso social sobre su importancia, hasta ahora no se ha traducido en un proyecto universal que la ponga en el lugar que se merece. El objetivo de Naturaliza es trabajar en formar una ciudadanía concienciada y comprometida, que conciba el cuidado del medio ambiente como algo necesario e incuestionable. Solo así conseguiremos que los niños, el futuro de nuestro planeta, estén concienciados para cuidar de él», dice Nieves Rey, directora de Comunicación y Marketing de Ecoembes.

Fundación Banco Santander no solo patrocina el programa pedagógico del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, sino que, entre las actividades más concretas dedicadas a colegios, realiza el proyecto Levadura en colaboración con el Ayuntamiento de Madrid, que desarrolla una innovadora idea artística en colaboración con cuatro centros culturales municipales y cuatro colegios de la ciudad. El objetivo del programa es vincular a creadores, estudiantes y profesores e introducir en los alumnos de Educación Primaria el concepto de creación de forma participativa y en contacto directo con artistas.

Además de esta iniciativa, la Fundación organiza visitas de colegios a la Sala de Arte Santander, en la Ciudad Financiera de Boadilla, que este año acoge la colección de arte contemporáneo Teixeira de Freitas, en línea con las actividades pensadas para público escolar de otras instituciones bancarias, como en el caso de «la Caixa», con todas las actividades propuestas en sus centros CaixaForum y CosmoCaixa.

Fundación Telefónica, por su parte, cuenta con iniciativas como EducaRed, portal educativo orientado a educación 2.0 y TIC para padres, alumnos y profesores, con presencia en la mayoría de países de Iberoamérica, y Proniño, orientado a la población adolescente latinoamericana en situación más vulnerable. Como indica una de sus frases-fuerza: «Un niño está lleno de ideas. Y debería estarlo también de oportunidades».

La tecnología no falta a clase

La compañía tecnológica española BQ aporta varias vías de actuación (robótica, impresión 3D, realidad virtual y programación), con diferentes formatos, como actividades extraescolares (la Academia bMaker), Campus de Verano y Navidad o talleres específicos, además de formación para el profesorado (ya han pasado por sus programas más de 2.000 docentes).

En esta línea de trabajo también destacan acuerdos como el suscrito con la editorial Macmillan bMaker, para llevar al aula las principales competencias tecnológicas a Primaria y Secundaria de forma sencilla y flexible: programación, robótica, diseño 3D, diseño de aplicaciones Android o desarrollo web. Desde la compañía destacan su buena acogida en los centros españoles: «Es una solución 360º que incluye todo lo que necesitan los centros para impartir estas materias, los docentes para realizar su acción formativa y los alumnos para aprender: una plataforma digital, contenidos y kits de robótica (para aquellos centros que impartan esta materia)».

Como destaca Alberto Valero, director de BQ Educación: «El cambio educativo solo puede producirse de la mano de los dos agentes más importantes: los profesores y los padres. Para los niños, ellos son su referente y quienes les acompañan, aconsejan, animan y frenan cuando es necesario».

Asimismo, Fundación Endesa «reta», en lo que a ellos les concierne, al personal docente y a los estudiantes de Primaria y Secundaria de la comunidades autónomas de Madrid y de Aragón a crear un proyecto tecnológico a resolver por la compañía. RetoTech_Fundación_Endesa promueve así el uso de la innovación como herramienta de transformación del entorno. Mientras que en Primaria se basa en aspectos de robótica y elementos impresos en 3D, en Secundaria se añade la integración de una aplicación Android.

Entre todas estas pasarelas hacia el futuro también destacan las acciones que lleva a cabo la empresa Samsung en los colegios, como la creada en el año 2014 con el programa Samsung Smart School, en colaboración con el Ministerio de Educación y todas las comunidades autónomas, para mejorar la educación a través del uso correcto de la tecnología (ya ha formado a más de 600 docentes y 4.000 alumnos de 34 centros educativos públicos). Todo sea por acercar la tecnología a los más jóvenes.