El consumo de esteroides favorece el aumento mamario en los hombres
El consumo de esteroides favorece el aumento mamario en los hombres - ABC

Ellas se ponen, ellos se quitan

La reducción de mamas es la cirugía plástica más solicitada por los varones españoles. El aumento de pecho, la de ellas

MADRIDActualizado:

La cirugía mamaria ha dejado de ser un terreno exclusivo de las mujeres en España. En cuatro años, se han duplicado las intervenciones en mamas masculinas hasta convertirse en la cirugía plástica más demandada por ellos, según la última encuesta de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (Secpre). Aunque, a diferencia de las mujeres, los hombres no recurren al bisturí para aumentar su volumen, sino para reducirlo y resolver su último tabú estético: tener mamas similares a las de una mujer o ginecomastia.

En poco tiempo, esta cirugía se ha convertido en la estrella de las intervenciones masculinas. En 2013 ocupaba la cuarta posición entre las operaciones más realizadas a los pacientes masculinos, pero hoy es la primera. Por delante de la remodelación de nariz o la eliminación de las bolsas de los ojos o blefaroplastia, hasta la fecha una de las más demandadas.

Consumo de esteroides

Las glándulas mamarias masculinas aumentan con la edad a partir de los 60 años o con el sobrepeso. Puede haber un origen médico y antes de acudir al cirujano plástico conviene descartar la existencia de alguna patología endocrina. Pero su incremento también está relacionado con el consumo de marihuana y de ciertos medicamentos, sobre todo, por el consumo de anabolizantes esteroideos, utilizados para mejorar el rendimiento físico y el aspecto físico. Con los esteroides, la masa muscular aumenta y se define el pectoral. A cambio, deja como efecto secundario el aumento de la mama. Basta con suspender su consumo para volver a la normalidad, aunque puede no ser suficiente y la cirugía se convierte en la única opción.

La mama crece cuando dejan de pincharse anabolizantes y cesa la musculación. Se forma un remanente de grasa y glándula. Para no recurrir al bisturí, la grasa se puede eliminar con una liposucción en el pecho. «Estos suelen ser los casos más sencillos. Si no es suficiente, hay que recurrir a una mastectomía y eliminar la glándula mamaria. Son intervenciones más complejas. El hombre acepta peor las cicatrices y obliga a camuflarlas y dejar el pecho completamente plano», explica la cirujana plástica Ainhoa Placer, vocal de comunicación de la Secpre.

Adiós a Pamela Anderson

Las españolas no han cambiado sus preferencias estéticas. El aumento mamario encabeza aún el ranking de las cirugías plásticas más demandadas por las mujeres, seguida de las liposucciones. Aunque la tendencia es colocar implantes con un menor volumen. «El físico de Pamela Anderson en la serie de Los Vigilantes de la Playa está superado», asegura la doctora Placer. Las mujeres también están pasando por el quirófano para cambiar sus implantes por otros más pequeños y a reducirse el tamaño de su pecho.

De hecho, la reducción de mamas es la intervención en el sexo femenino que experimenta el mayor crecimiento desde la anterior encuesta de la Sociedad de Cirugía Plástica y Reparadora. Hace tres años estaba en la octava posición. El cuarto lugar del ranking es para las intervenciones que combinan el aumento y la elevación de mamas, seguida por la reducción de abdomen (abdominoplastia) y los rellenos con grasa de la paciente para corregir arrugas, contornos y alguna deformidad.

Entre los 30 y 40 años

Por edades, la población entre los 30 y los 44 años es la que más solicita intervenciones plásticas con un total del 37,3 por ciento, según la encuesta de la Secpre. Los menores representan únicamente el 1,9 por ciento y tienen una finalidad más clínica que estética. Más de la mitad (60,49 por ciento) son otoplastias para corregir las orejas «en soplillo», seguidas de rinoplastias para corregir estructuras nasales. En niños también se hacen ginecomastias, para resolver alteraciones, que en este caso no están relacionadas con el consumo de anabolizantes.