Sistema de préstamo de libros en un colegio de Palencia
Sistema de préstamo de libros en un colegio de Palencia - ABC

De 0 a 125 euros por los libros de texto según la comunidad donde viva el alumno

Los editores denuncian la desigualdad territorial en el sistema de ayudas a las familias

Actualizado:

El «fragmentado panorama educativo español» trae de cabeza a los editores de libros de texto. Este curso el sector prevé facturar un diez por ciento menos que el año anterior debido a la diversidad de currículos, la falta de renovación de los libros de textos por parte de las Comunidades Autónomas y las diferentes políticas de financiación de las ayudas a las familias para la adquisición de este recurso pedagógico.

«El sistema educativo se hace cada vez más incoherente por disperso. La Lomce en lugar de fomentar la igualdad ha permitido que las comunidades autónomas favorezcan la inequidad entre los alumnos españoles porque hay 17 currículums, 17 sistemas de financiación de ayudas a las familias y 17 normativas, además de las de Ceuta y Melilla. No es razonable que haya que editar 17 libros de Matemáticas», aseveró este jueves José Moyano, presidente de Anele (Asociación Nacional de Editores de Libros y Material de Enseñanza), durante la presentación del informe «El libro educativo en España».

Este «caos» permite, por ejemplo, que todos los alumnos andaluces reciban de forma gratuita la totalidad de los libros (que al final del curso son devueltos al centro), mientras que en el caso de los estudiantes cántabros o madrileños las ayudas a las familias para adquirir los libros depende de su nivel de renta. En otras comunidades, como Canarias o Castilla-La Mancha las consejerías han puesto en marcha bancos de libros que son prestados a algunos alumnos durante el curso escolar y devueltos nuevamente al centro. En Valencia, Extremadura, Asturias o Baleares ofrecen deducciones fiscales por la compra de este material pedagógico para las rentas más bajas. Estas diferencias implican que en algunas comunidades los libros tengan un coste cero para los padres, mientras que en otras supere los 125 euros de media. Los editores consideran que este «modelo dispar de ayudas» no solo fomenta la desigualdad entre los alumnos españoles sino que además alteran los planes de renovación de los libros previstos en la normativa.

«Obsoletos y deteriorados»

«Los libros tienen establecido en un Real Decreto una vigencia de cuatro años. Las políticas de ayudas para la adquisición de los libros unido a la falta de recursos financieros son el pretexto de las comunidades para retrasar la financiación de libros nuevos, por lo que muchos alumnos españoles estudian con libros obsoletos desde el punto de vista de los contenidos y deteriorados por el uso», afirmó Antonio María Ávila, director ejecutivo de FGEE (Federación de Gremios de Editores de España). Según estas patronales, las comunidades no han renovado el 60% de los libros previstos para este curso.

En concreto, este año tocaba renovar los materiales de 1º, 3º y 5º de Primaria, que ya cumplen el quinto año con el currículum de la Lomce. «Solo se ha hecho en el 40% del material y Cataluña ha sido una de las comunidades donde menos movimiento de renovación se ha dado», afirmó Moyano.

Modelo andaluz

Pese a la enorme desigualdad territorial, ambos representantes de los editores se mostraron contrarios «recentralizar» la educación pero apostaron por «dar coherencia» al sistema y alcanzar «un modelo sostenible» para el sector editorial.

También defendieron un cambio cultural. «Cuando sale en la prensa que se ha batido récord de facturación de la industria automovilística todo el mundo se alegra pero cuando esto ocurre con la industria editorial es un escándalo. Algo falla con carácter grave sobre todo si se tiene en cuenta que el informe Pisa fija como primer criterio de diferenciación entre los alumnos el que haya más de 150 libros en casa», aseguró el director ejecutivo de Fgee.