VÍDEO: Éstas son las declaraciones de los padres de Nadia.

Las dudas del juez sobre el «caso Nadia»: cuestiona la paternidad de la niña y su propia enfermedad

Pone en solfa la paternidad de la niña, de 11 años, y también la magnitud de la enfermedad rara que dicen los progenitores que padece, la tricotiodistrofia

El magistrado señala que Fernando Blanco utilizó a su hija para la beneficencia

Actualizado:

Juan Garau, tío materno de Nadia Nerea, no ha querido esta mañana en el programa «Espejo Público» de Antena 3, ni que se le planteara la posibilidad de que Fernando Blanco no fuera el padre biológico de la niña, de 11 años. Pero quien lo ha cuestionado ha sido el propio juez instructor del caso, de Instrucción número 1 de Seo de Urgel (en Lérida).

El magistrado exige la relación de alojamientos en Francia de los padres en los últimos cinco años

El juez investigará la paternidad de Nadia. Fuentes de la investigación aseguran que no hay que descartar nada, si bien la fiscal del caso interrogó por este motivo varias veces a Fernando Blanco y este, en todo momento, habría sido tajante al asegurar que lo es. Juan Garau ha respondido, enardecido por la ira, esta mañana: «Pero si la niña es un calco de su padre...». El tío materno de

El juez también sospecha de la incurabilidad de la enfermedad de Nadia. Al menos, queda poco acreditado por parte de sus progenitores, constata y es que en su auto, dictado el pasado viernes 9 de diciembre pasadas las 21.00 horas, el magistrado no cree en las afirmaciones que el padre Nadia realizó en sala.

Práctica de la mendicidad

Asevera en su escrito: «Este instructor no dota de veracidad dichas explicaciones». En el auto, el juez concluye que los padres de Nadia «habrían convertido la beneficencia como su modo de vida, sirviéndose para ello de su hija menor de edad», bien bajo la simulación de una enfermedad no sufrida por la menor o bajo el pretexto de operaciones y tratamientos médicos que no han existido. Se acercaría de este modo a la utilización de menores para la práctica de la mendicidad.

El magistrado también subraya que Blanco afirma que del dinero que ganaba con su trabajo, no pagaba ningún impuesto: «Preguntado el investigado, aseguró que de su actividad profesional vendría percibiendo cerca de 30.000 euros anuales.Es necesario poner de relieve que dichos ingresos no resultan justificables por cuanto reconoció que el negocio carecía de contabilidad y que no pagaba impuesto alguno».

Certificado de nacimiento de la niña

Hoy mismo, el magistrado que investiga el caso de Nadia Nerea, la niña con tricotiodistrofia cuyos progenitores están siendo investigados por presunta estafa en la recaudación de fondos para un tratamiento médico, ha solicitado al Registro Civil de Palma de Mallorca el certificado del nacimiento de la menor, el testimonio del cuestionario de declaración de nacimiento y el informe del médico que la atendió y también ha pedido de oficio un informe del médico forense sobre su salud.

El juez también ha pedido información al centro escolar en que estaba escolarizada, en Organyà (Lérida), sobre sus faltas de asistencia y cita a declarar en calidad de testigos a dos profesionales del centro, ha informado este lunes el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) en un comunicado.

El magistrado del Juzgado de Instrucción 1 de Seo de Urgel ha dado un plazo de una semana para que sean aportados los documentos que pide y en otra diligencia solicita la relación de los alojamientos de los dos investigados en Francia durante los cinco últimos años.

El pasado viernes, el juez acordó prisión provisional comunicada y sin fianza para el padre de Nadia, Fernando Blanco y decidió dejar a la madre, Marga Garau, en libertad provisional con suspensión de la patria potestad de la niña, que ahora la Generalitat decreta está en situación de desamparo hasta que se resuelva el caso. Mientras, la niña continuará con su tía materna con residencia en Mallorca. Ha propuesto un régimen de visitas de fines de semana de viernes a domingo en presencia familiar materna.

En su auto, el juez considera que la niña podría haber alcanzado la condición de víctima, al haber podido sufrir lesiones psíquicas e incluso físicas si no recibió el tratamiento pertinente.