Las donaciones de médula ósea crecieron un 1.300% en Málaga tras la campaña de Pablo Ráez

La campaña que el joven malagueño puso en marcha sirve para concienciar a la población sobre el beneficio de ese acto de altruismo

Actualizado:

Pablo Ráez se marcó el reto de llegar al millón de donantes de médula ósea. La campaña que puso en marcha para alcanzar ese objetivo espoleó las conciencias de miles de personas, que asumieron como suya la petición del joven marbellí y no dudaron en acudir a su llamada. El resultado fue que el año pasado el número de donantes de médula ósea aumentó un 1.300 por ciento en la provincia de Málaga, según precisó el director del Centro Regional de Transfusión Sanguínea (CRTS), Isidro Prat. Ese crecimiento espectacular fue gracias al llamamiento hecho por Pablo Ráez, un mensaje que caló entre muchos ciudadanos que no dudaron en hacerse donantes de médula ósea, según informa Diario Sur.

Los datos ofrecidos por el Centro de Transfusión son concluyentes y confirman que las cifras de donación de médula se dispararon. De abril a julio del año pasado hubo 601 donantes, lo que significó una media mensual de 150, es decir, 4,92 diarios. En cambio, de agosto a noviembre se contabilizaron 9.137 donantes, lo que supuso una media mensual de 2.284 o, lo que es lo mismo, de 74,89 diarios.

El doctor Prat indicó que 2016 se cerró con 11.201 donantes de médula y se pasó de una media de 134 en el mes de junio a 3.808 en septiembre. «Hemos tenido una lluvia torrencial de donaciones y ahora esa lluvia es fina, pero constante e importante, con una media mensual de 500 donantes», manifestó el director del CRTS.

El requisito para ser donante es tener entre 18 y 55 años, estar sano y someterse a una analítica de sangre. El acto altruista de hacerse donante de médula ósea ofrece una oportunidad a pacientes que sufren leucemia, tumores u otras enfermedades hematológicas y que necesitan un trasplante de médula. Los donantes forman parte de un registro y, en caso de que sean compatibles con un enfermo, son llamados para la extracción de la médula ósea y hacer el trasplante. A las personas que aceptan ser donantes se les toma una muestra de sangre y deben firmar un consentimiento informado en presencia de un testigo y del profesional que les informó o de dos testigos si la comunicación es por teléfono.

El registro mundial de donantes de médula ósea ofrece un 90 por ciento de posibilidades de que los pacientes que necesitan un trasplante lo logren. La clave es que haya una gran compatibilidad entre el donante y el receptor. El tiempo medio que transcurre desde que se inicia el proceso para un implante de médula hasta que se produce es de unos tres meses.