Un sanitario traslada a uno de los inmigrantes hasta la ambulancia. Fernando Serrano

Doce días de calvario para los inmigrantes encerrados

BARCELONA. E. Armora
Actualizado:

Sameed apenas puede tragar saliva. Un intenso dolor le recorre el esófago cada vez que ingiere líquido. Pese a ello, lo hace casi cada dos horas por explícita recomendación médica. «Esto evita que me deshidrate», indicó a ABC el pakistaní, que ya lleva doce días encerrado en la iglesia de Santa María del Pi.

Él y sus compañeros de cruzada, un total de 400, han aguantado estoicamente casi dos semanas sin llevarse nada a la boca, malviviendo entre basura y botellas de agua vacías. En la sala en la que conviven apiñados sólo hay una pila para asearse, un váter, dos estanterías para dejar sus enseres personales, y tres contenedores de basura -uno para vidrio y otros dos para papel y plástico-.

MASCARILLAS PROTECTORAS

En medio de este desorden, cajas de limones, toallas y colchones repartidos por el suelo, que los médicos, que ayer ya llevaban mascarillas, sortean hábilmente cada vez que surge una emergencia. Después de doce días generando basura, los equipos municipales de limpieza entraron ayer en el recinto. Tomaron el espacio con las mangeras, tubos y bolsas de basura de tamaño industrial y, en cuestión de cuatro horas, adecentaron el anexo parroquial.

El ayuno reiterado ha causado fuertes diarreas a los inmigrantes, hecho que, sumado a que sólo hay un lavabo para evacuar, ha aumentado la insalubridad en el ambiente. Hasta la fecha se han detectado tres casos de tuberculosis entre los «sin papeles», dos de ellos ya la tenían cuando empezaron la huelga, y no se descarta la posibilidad de que con los análisis que se están realizando a los que compartieron habitáculo con los afectados, se detecten nuevos casos. Ayer, los 17 inmigrantes encerrados en la iglesia del Carme, donde estaban dos de los afectados, fueron trasladados al dispensario de Drassanes para someterse a una radiografía de tórax. Después de la prueba, regresaron al templo.

Mientras, un equipo de epidemiólogos seguía practicando las pruebas de tuberculina a los 400 encerrados en la iglesia de Santa María del Pi, donde se detectó el último de los casos. Pese a lo crudo de la situación, los inmigrantes seguían ayer aferrados a la huelga. En una concurrida asamblea, los inmigrantes anunciaron que abandonarán la huelga de hambre, aunque no el encierro, cuando el Gobierno se avenga a negociar la regularización de todos los participantes en la protesta. Los inmigrantes anunciaron también que aceptan al Síndic de Greuges, Anton Cañelles, como mediador. Así se lo hicieron llegar por vía telefónica.

Unas horas después, el Síndic aceptaba también el ofrecimiento y anunciaba que hoy mismo empezará las negociaciones con los inmigrantes. Los encerrados exigen al Gobierno que regularice a todos los participantes en la huelga y a otros 20.000 extranjeros más en la provincia de Barcelona. Si no lo consiguen no piensan abandonar las iglesias. Es una postura radical y, al parecer, inamovible, que no comparten algunos sindicatos y entidades. Éste es el caso de la Plataforma por la Ciudadanía y la Convivencia, integrada por una treintena de sindicatos y asociaciones de extranjeros con sede en Cataluña, que ayer recomendó a los encerrados que reconsideren su protesta. La citada plataforma considera que hay otras fórmulas menos peligrosas para la salud de reivindicar sus derechos, aunque «ello no significa que no estén legitimados para apartarse y dejar de comer», según precisó Mohamed Chair, representante de la asociación cultural Ibn Batuta.

Los miembros de la Plataforma, entre ellos CC.OO., UGT, Médicos sin Fronteras, Caritas y SOS Racismo, recordaron que el debate no es «huelga sí o huelga no», sino «que se regularice la situación de todos los inmigrantes ilegales que hay en España», cerca de 100.000, y pidieron a los huelguistas que se sumen al movimiento mayoritario que ellos han impulsado. La Plataforma presentó un documento contra la nueva Ley de Extranjería, que ha sido suscrito por una treintena de asociaciones y partidos políticos, en el que se hace un llamamiento a la ciudadanía a que participe en la protesta convocada para el próximo día 4.

Ghassam Saliva, representante de CC.OO. recordó que «aunque la manifestación vaya encabezada por tres pancartas: la de los encerrados, la de la plataforma que les representa y la nuestra, el motivo es el mismo y todos vamos a una». En el documento se pide a los ayuntamientos que «empadronen a los extranjeros».

Por otro lado, la Asociación de Trabajadores Inmigrantes Magrebíes en España (Atime) alertó ayer sobre el incremento de la actuación de las mafias de tráfico de inmigrantes en Barcelona provocado por el efecto llamada del encierro.

Karim Bohard indicó ayer que ha «corrido el rumor falso de que todos los inmigrantes que están en las iglesias van a conseguir los papeles», hecho que «ha sido aprovechado por las redes mafiosas para convencer a los extranjeros que están en otras comunidades para que se desplacen a Barcelona». Fuentes de la Delegación del Gobierno en Cataluña no desmintieron esta posibilidad, aunque, según precisaron, «por el momento no tenemos datos para confirmarla».

ILEGALES REGULARIZADOS

Portavoces de este organismo informaron también de que se han proporcionado documentos de regularización a 43 inmigrantes ilegales que han denunciado a mafias o casos de explotación desde la entrada en vigor de la nueva Ley de Extranjería.

Precisamente ayer el Consejo Ejecutivo de la Generalitat admitió a trámite una petición del PSC, ERC e IC-V para dictaminar sobre la posible inconstitucionalidad de cuatro artículos de la nueva normativa. Los tres partidos políticos consideran que la ley vulnera algunos de los derechos de los inmigrantes como el de reunión, asociación, educación, sindicación y huelga.

Por otro lado, ayer por la tarde los cantautores Marina Rosell y Paco Ibáñez ofrecieron un pequeño concierto a los inmigrantes de la iglesia del Pi. Está previsto que en breve se plantee otro acto de apoyo a los encerrados, en el que podrían participar Joan Manuel Serrat, Luis Eduardo Aute, Kiko Veneno, Luz Casal y Santiago Auserón, entre otros artistas.