El portal de la calle Viñedo Viejo, 2, del barrio zaragozano de Casablanca, donde ayer se produjo el asesinato de Dolores M. y luego el suicidio de Luis L. - FABIÁN SIMÓN

Doble crimen en Zaragoza: «Actúan ahogados por las cargas, superados por la desesperación»

Es ya un clamor la petición de muchos familiares de que se separen los asesinatos de mujeres enfermas de las listas de crímenes machistas

Actualizado:

Una especie de «ángel de la muerte» desesperado, con depresión y con tres personas dependientes a su cargo: madre, mujer y hermano. Así describen algunas personas que conocían a Luis L.M., de 67 años, médico jubilado que ayer por la mañana, muy temprano, acabó con tres vidas del tirón en Zaragoza. El hombre estaba bajo tratamiento psicológico desde hace unos meses, pero lo que cuentan algunos vecinos del domicilio familiar sito en la calle Viñedo Viejo, 2, de la capital aragonesa es que no podía soportar «ver sufrir a su mujer», Dolores M., ni un día más.

Sin justificaciones por el doble crimen cometido, desde las asociaciones nacionales del alzhéimer, como Ceafa, recuerdan a ABC que las cargas emocionales y económicas que conlleva para un cuidador o familia un paciente con esta enfermedad neurodegenerativa (con tres fases de desarrollo y cuya evolución va de 10 a 15 años de duración) son inmensas. El director ejecutivo de Ceafa, Jesús Rodrigo, atiende a este periódico soliviantado por el caso de Zaragoza. Lo ha conocido junto a Cheles Cantabrana, precisamente presidenta de Alzhéimer Zaragoza y vicepresidenta de Ceafa, y ambos coinciden en diagnosticar que «no se puede decir que sean crímenes por amor, pero sí por pena y desesperación absolutas; un cuidador tiene un cúmulo de situaciones diarias, una impotencia y rubor acumulados, que pueden sobrecargar» hasta el desmayo.

Aseguran que «se dan muchos más casos de los que se publican, siempre hay alguno por año y suelen ser masculinos», dice Rodrigo, y eso que el 76% de las cuidadoras son mujeres. Javier, uno de esos cuidadores silentes, confiesa haberlo pensado en ocasiones: «Me ahogo», se deshace. «No puedo ver cómo mi mujer entra en un deterioro progresivo que no va a parar», añade entre lágrimas.

«Obró por compasión. Excúlpenle»

Rodrigo y Cantabrana piensan que se está «estigmatizando» a estas personas al incluirlas en las listas de asesinatos machistas. Esta petición para que el Gobierno disgrege la intencionalidad homicida en los crímenes de género se ha convertido ya en todo un clamor. Familiares de algunas mujeres asesinadas lo vienen reclamando en los últimos años. Uno de los casos recientes se produjo en la localidad pacense de Villanueva del Fresno, cuando los hijos de un anciano de 91 años que acuchilló a su mujer enferma solicitaron de forma pública que «por favor» se exculpase a su padre, quien obró «por compasión» y con las facultades horadadas por una profunda tristeza.

El 21 de septiembre es el Día Mundial de una enfermedad que da la vuelta a la vida de 1,2 millones de enfermos en España y también de sus cuidadores y familias, que son cuatro veces esa cifra. Un paciente de esta dolencia «cuesta» 35.000 a 36.000 euros anuales. La pensión media en este país es de 12.000 a 14.000 euros y el salario medio, de 24.000. Las asociaciones piden auxilio.