Dinamarca prohíbe el uso del burka y el niqab en público

La prohibición fue aprobada por 75 votos a favor y 30 en contra a iniciativa del gobierno conservador en minoría del primer ministro Lors Lokke Rasmu-ssen, cuya supervivencia política depende del ultranacionalista y antiinmigración Partido Popular Danés (DF)

CORRESPONSAL EN BERLÍNActualizado:

El burka y el niqab quedan reducidos al ámbito privado. El Parlamento danés aprobó ayer la prohibición de cubrirse en rostro en público a partir de agosto, lo que supone que no se podrá salir a la calle vistiendo las más radicales ropas musulmanas femeninas ni otros artículos como máscaras, cascos, gorros, sombreros, bufandas o barbas postizas que cubran el rostro en gran medida. La prohibición fue aprobada por 75 votos a favor y 30 en contra a iniciativa del gobierno conservador en minoría del primer ministro Lors Lokke Rasmu-ssen, cuya supervivencia política depende del ultranacionalista y antiinmigración Partido Popular Danés (DF). «Serán la Policía y los tribunales los que deban valorar si la exhibición de una prenda infringe la ley. El burka, el niqab y los pasamontañas que solo permiten ver ojos y boca son algunas de las prendas que cubren el rostro y que en principio quedan descartadas por la ley», justificaba ayer el portavoz del gobierno.

La primera infracción de la nueva normativa será castigada con una multa de mil coronas (134 euros) y las siguientes infracciones llevadas a cabo por la misma persona arrastrarán sanciones de hasta 10.000 coronas (1.343 euros). En todo caso, las mujeres que sean castigadas por cubrir su rostro en lugares públicos no se enfrentarán a penas de prisión, como en un principio contemplaba el borrador de le ley, y habrá excepciones, como taparse la cara con la bufanda en los días fríos o llevar máscaras en carnaval. También están incluidas en las excepciones las máscaras respiratorias protectoras o cualquier cobertura por prescripción médica. Además, ninguna mujer será obligada a quitarse el burka en plena calle, sino que tras pagar la multa deberá volver a casa, según explicó el ministro de Justicia, Søren Pape Poulsen.

La redacción de la ley y el correspondiente proceso parlamentario han levantado una gran polémica en el país y causado problemas internos incluso en el tripartito que sostiene el gobierno. La Alianza Liberal permitió a sus diputados votar libremente,

aunque obligó a sus ministros a apoyar la ley, mientras que el Partido del Pueblo Danés voto a favor, después de haber propuesto en 2009 una prohibición similar que no llegó a buen término parlamentario. Por lo demás, la medida recibió el apoyo de los socialdemócratas, principal partido de la oposición, aunque uno de sus parlamentarios votó en contra.

En opinión del ministro de Justicia, la medida busca la integración de los inmigrantes en el país nórdico. «No es compatible con los valores de la sociedad danesa ni con el respeto a los otros aquí ocultar la cara cuando se está en un espacio público. Debemos defender el respeto por los valores que nos unen», insistió el ministro. La prohibición supone «trazar una línea» y dejar claro que «en Dinamarca nos mostramos confianza y respeto viéndonos cara a cara», explicó Poulsen.