Dimiten todas las periodistas de «Mujeres Iglesia Mundo», el mensual femenino del Vaticano

Nuevo contratiempo del director de comunicación Paolo Ruffini tras la marcha de los portavoces y la entrevista a «La Sexta»

Corresponsal en El VaticanoActualizado:

Cuando todavía dura el eco de la dimisión del portavoz y la viceportavoz del Vaticano el pasado 31 de diciembre, el nuevo director de comunicación del Vaticano, Paolo Ruffini, pierde otra pieza valiosa con la dimisión de Lucetta Scaraffia y las once periodistas encargadas del mensual «Mujeres Iglesia Mundo» en «L’Osservatore Romano».

La historiadora, escritora y periodista italiana puso en marcha en 2012 esa revista mensual auspiciada por Benedicto XVI para solucionar la llamativa falta de una complementaria visión femenina en el diario del Vaticano.

«Donne Chiesa Mondo» —que se distribuye en distintos países con revistas como «Vida Nueva» o «La Vie»— ha gozado de independencia editorial hasta que el nuevo director de «L’Osservatore Romano», nombrado por Paolo Ruffini el pasado mes de diciembre, anunció en enero que pensaba tomar el control.

En una carta abierta al papa Francisco, que se publicará dentro de unos días en el número de abril, Lucetta Scaraffia anuncia en nombre de todo el equipo que «después de siete años, ya no se dan las condiciones para continuar» pues no cuentan con «el apoyo del nuevo director de L’Osservatore Romano, Andrea Monda, que apunta más bien a debilitar» el mensual.

Con palabras duras, Scaraffia afirma que «tiramos la toalla porque nos sentimos rodeadas de un clima de desconfianza y deslegitimación», y porque los nuevos dirigentes «están volviendo a la práctica de seleccionar mujeres que aseguren obediencia. Están volviendo a la autorreferencialidad clerical y renunciando a la valentía que el Papa Francisco pide con tanta frecuencia».

El director del diario, Andrea Monda, ha respondido a través de la oficina de prensa del Vaticano que «en ningún momento he seleccionado a nadie, hombre o mujer, por criterios de obediencia» y asegura que «la historia del suplemento mensual no se interrumpe sino que continúa. Sin clericalismos de ningún tipo».

Aunque Scaraffia es conocida desde siempre por su feminismo, durante estos años se ha elogiado su aportación a superar un cierto desconocimiento de las teólogas y maestras de espiritualidad, del pasado y del presente, en el Vaticano, así como haber incorporado temas que interesan a las mujeres y a la opinión pública contemporánea.

La dimisión de todo el equipo de «Mujer iglesia Mundo» llega a los tres días del desconcertante anuncio de la entrevista-espectáculo concedida por el Papa Francisco a Jordi Évole de «La Sexta».

No está claro si el Papa ha sido suficientemente informado por Paolo Ruffini y su equipo de los inconvenientes de conceder una entrevista a una cadena televisiva tan significada políticamente con la izquierda en plena campaña electoral española.