Estos días puede verse en las calles de Palma una muestra con las principales portadas del diario desde su creación
Estos días puede verse en las calles de Palma una muestra con las principales portadas del diario desde su creación - Jaume Morey («Última Hora»)

El diario «Última Hora» cumple 125 años

El reconocido periódico balear fue creado por José Tous Ferrer y se consolidó como líder de la prensa de las Islas con el empresario Pere A. Serra

Palma de Mallorca Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El diario balear «Última Hora» está estos días de celebración, pues esta semana cumple su 125 aniversario. En concreto, este mismo martes. Fue el 1 de mayo de 1893 cuando salió a la calle el primer ejemplar, bajo la denominación de «La Última Hora», que hacía honor a su carácter inicial de diario vespertino. En aquella época se editaban ya en Palma de Mallorca nada menos que ocho periódicos, pero el nuevo rotativo encontró muy pronto su propio hueco.

Una de sus peculiaridades era que fue el primer diario que se vendió en la calle, ya no sólo por suscripción, al grito de «s’Ultima Hora, amb ses notícies d’avui!» («¡La Última Hora, con las noticias de hoy!»). La sede del periódico estuvo ubicada originariamente en la Plaza de Cort de Palma, una de las más emblemáticas del casco antiguo, ya que en ella se encuentra el consistorio de la capital balear. El fundador y primer director del diario fue el empresario mallorquín José Tous Ferrer, que había nacido en Palma en 1859. Tous Ferrer pasó a dirigir «La Última Hora» con apenas 33 años de edad, lo que ejemplifica su espíritu de joven emprendedor, que además no se limitó al ámbito periodístico.

Antes de 1893, Tous Ferrer había creado ya una librería y luego una imprenta. Con posterioridad, fue también constructor, empresario teatral y cinematográfico, fundador de la Sociedad General de Tranvías Eléctricos Interurbanos de Palma, concejal del Partido Liberal en el consistorio palmesano, promotor cultural o impulsor de Aero Marítima Mallorquina.

Calidad e innovación

En la época en que se creó «La Última Hora», Palma era una pequeña capital de provincias, todavía amurallada, que contaba con unos 62.000 habitantes. Haciendo gala de su tradicional y antigua parsimonia, Palma fue de hecho la última ciudad española en llevar a cabo la demolición de sus murallas, un proceso que se inició a partir de 1903. Una de las portadas más recordadas del diario se dedicaría, precisamente, a ese hecho histórico.

Desde el momento mismo de su nacimiento, el nuevo periódico apostó decididamente por el telégrafo —el «internet» de la época— como el medio más rápido y fiable de obtención de noticias, tanto de Mallorca como del resto de España. El hecho de ser un diario inicialmente vespertino, permitía además a «La Última Hora» publicar no sólo las noticias del día anterior, sino también las del mismo día.

Otro hecho remarcable es que entre finales del siglo XIX y principios del XX publicaron artículos de opinión en el rotativo palmesano algunos de los más grandes nombres de las letras españolas. Así, gracias a Tous Ferrer dejaron su huella en el diario nombres como los de Leopoldo Alas —Clarín—, Benito Pérez Galdós, Valle Inclán o Azorín. A ellos podrían añadirse, en las décadas posteriores, Gabriel Alomar, Gaziel, Camilo José Cela, Baltasar Porcel o Néstor Luján, entre otros.

Tous Ferrer se mantuvo al frente de «La Última Hora» durante más de medio siglo, hasta su fallecimiento en 1950. Los siguientes directores fueron, de manera sucesiva, José Tous Lladó, Fernando Tous Lladó y José Tous Barberán. Con este último, el diario pasó a denominarse de forma definitiva «Última Hora», cambio que se produjo el 1 de enero de 1961. También con Tous Barberán como director, el 3 de febrero de 1967 el periódico empezó a imprimirse con la nueva tecnología «offset», siendo pionero en toda España en ese sentido. El nuevo sistema permitía en aquella época una mayor calidad de impresión a todos los niveles.

Una nueva etapa

A mediados de los años setenta, en concreto en 1974, se produjo un cambio esencial en la propiedad de «Última Hora». El empresario y periodista Pere A. Serra (Sóller, 1928) pasó a ser el máximo accionista del diario, que además dirigiría hasta 1983. Con Pere A. Serra al frente, el periódico pasó a ser matutino, se convirtió en el más vendido de Baleares y se consolidó como un referente a nivel informativo, tecnológico y social.

A ello hay que añadir la reconocida labor de Pere A. Serra como editor y promotor cultural, primero como fundador de la Editorial Atlante y posteriormente como responsable de obras tan importantes como «Gran Enciclopedia de Mallorca». La pasión por el arte del empresario mallorquín ha sido, por otra parte, una constante a lo largo de su vida, incluida su gran amistad con Joan Miró o la puesta en marcha del Museo de Arte Moderno y Contemporáneo de Palma, conocido como Es Baluard. Tras abandonar la dirección de «Última Hora», Pere A. Serra asumió el cargo de presidente-editor, mientras que el nuevo director pasó a ser Pere Comas, que permaneció tres décadas en el cargo. Desde 2014, el máximo responsable del diario es Miquel Serra.

«Tal día como hoy hace 125 años era lunes. Entrado el anochecer, lloviznaba sobre Palma. José Tous veía entre angustiado y orgulloso cómo salían de su imprenta los vendedores con los primeros ejemplares de "La Última Hora". Consciente de sus limitaciones, había escrito de su puño y letra el artículo editorial más humilde que jamás se habrá publicado en el alumbramiento de un diario: "La pequeñez de lo poquísimo que valemos..."», recordaba este martes Miquel Serra en una preciosa crónica sobre esta efeméride.

Hoy llovizna también sobre Palma, esa antigua capital de provincias que ahora es ya la octava ciudad de España, con unos 440.000 habitantes. En 2018 se editan aún cinco diarios en la ciudad. Entre ellos está «Última Hora», que sigue informando, entreteniendo y analizando con la misma humildad y profesionalidad con que ya lo hizo aquel lejano 1 de mayo de 1893. Los duendes de la imprenta han dado paso a los duendes de la informática. Han pasado ya 125 años.