Imagen de archivo
Imagen de archivo - ABC

Detenida una mujer borracha por maltratar a una anciana de cien años a la que cuidaba

Cuando lograron entrar en la vivienda, los agentes se percataron de que la mujer, de 56 años, desprendía un fuerte olor a alcohol

Actualizado:

Una mujer de 56 años ha sido detenida en Palma por maltratar a una centenaria con movilidad reducida a la que debía cuidar, ha informado hoy, la Jefatura Superior de la Policía Nacional.

Los hechos ocurrieron hacia las 02:00 horas del pasado sábado cuando tras ser agredida la mujer de cien años consiguió pulsar el dispositivo de tele-asistencia que portaba encima, lo que alertó a los servicios de emergencias.

Este dispositivo, que se puso en modo micro-altavoz, permitió activar los servicios policiales ya que los operarios escucharon los fuertes gritos e insultos que recibía la centenaria mujer por parte de su cuidadora e inmediatamente contactaron el 091, que envió una patrulla policial al lugar.

Tras reiteradas llamadas de la policía a la puerta de la vivienda de la víctima, finalmente la cuidadora abrió la puerta, y casi de inmediato los agentes se percataron de que desprendía un fuerte olor a alcohol y que presentaba algunos síntomas de embriaguez, a la vez que escucharon un grito de auxilio procedente del piso superior de la vivienda.

Una vez en la planta superior, los agentes localizaron a la víctima sentada en una silla especial, al estar incapacitada en su movilidad física, quien al ver a los agentes y con lágrimas en los ojos les relató que su cuidadora, momentos antes había comenzado a insultarla y amenazarla, y que incluso había llegado a temer por su vida, y que por eso había activado el mecanismo de auxilio.

También la víctima relató que la cuidadora que la marca de color rojo que tenía en uno de sus brazos obedecía a que la cuidadora la había agarrado de este con el fin de impedir que empleara el pulsador.

La Policía ha relatado que el desorden imperaba en la vivienda por la que había objetos esparcidos por el suelo que al parecer fueron arrojados por la agresora, quien la noche anterior había dejado sin cenar a la centenaria.

La cuidadora llegó a agredir a uno de los agentes cuando se le comunicó que estaba detenida.