El tiburón avistado en la playa de Calas de Mallorca
El tiburón avistado en la playa de Calas de Mallorca - Twitter

Desalojada una playa en Mallorca tras ser avistado un tiburón cerca de la zona de baño

El escualo ha sido retirado por los servicios de emergencias y no se ha producido ningún incidente

Palma de MallorcaActualizado:

La playa de Calas de Mallorca, ubicada en el municipio mallorquín de Manacor, ha sido desalojada este jueves a primera hora de la tarde, en torno a las tres, después de que hubiera sido avistado un tiburón cerca de la orilla, en concreto en la zona de baño de Cala Domingo. No se ha producido ningún tipo de incidente con el escualo, que podría ser una tintorera —Prionace glauca— y que medía algo más de dos metros de longitud.

La Policía Local de Manacor ha cerrado de inmediato la playa por razones de seguridad. Previamente, los bañistas ya habían salido del agua y se habían situado en la zona rocosa de la playa. En paralelo, agentes del citado cuerpo policial, socorristas y personal del Palma Aquarium han retirado inicialmente al tiburón del agua, ya que al parecer se encontraba desorientado y en mal estado de salud.

La playa ha sido reabierta a los bañistas después de que se hubiera evacuado a la tintorera que había obligado a cerrarla. A última hora de la tarde, el Ayuntamiento de Manacor ha informado del fallecimiento del tiburón. Así, ha anunciado que el escualo «se ha acercado a la orilla con síntomas de estar enfermo y ha acabado muriendo». En las próximas horas, presumiblemente, se le practicará la autopsia al animal para conocer las causas exactas de su fallecimiento.

Otros avistamientos

Cabe recordar que el avistamiento de este jueves no ha sido el primero que ha tenido lugar este verano en aguas de Baleares. Así, la expedición científica «Alnitak 2018» informó el pasado 28 de junio de que un día antes había avistado un tiburón blanco —Carcharodon carcharias— en aguas próximas al Parque Nacional de Cabrera, en concreto, a ocho millas de la citada isla balear. «Esta es la primera constatación científica de la presencia del "Carcharodon" en aguas españolas desde hace al menos 30 años», señalaron los responsables de dicha expedición en una nota informativa.

Apenas unas pocas horas después de ese avistamiento se empezaron a escuchar, sin embargo, algunas voces críticas de otros especialistas, que en mayor o menor medida pusieron en duda que efectivamente se hubiera descubierto un tiburón blanco cerca de Cabrera. Algunos expertos apuntaron que se trataría, en realidad, de un marrajo —Isurus oxyrinchus—, relativamente frecuente en aguas del Mediterráneo.

Con posterioridad, el 2 de julio, fue visto y grabado otro escualo, en ese caso en las proximidades de la costa mallorquina. Se trató, al parecer, de un tiburón peregrino —Cetorhinus maximus—, cuya presencia suele ser relativamente frecuente en aguas isleñas.