Ejemplar en el mar de Alborán
Ejemplar en el mar de Alborán - Circe

Los delfines del mar de Alborán acumulan altos niveles de plastificantes

Podrían causarles daños neurológicos, cáncer, problemas de fertilidad y disrupción endocrina

Actualizado:

Un estudio revela la acumulación de plastificantes organofosforados en grasas, músculos, hígado y cerebro del 100% de delfines analizados en el mar de Alborán, que podrían causarles daños neurológicos, cáncer, problemas de fertilidad y disrupción endocrina.

El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha informado de que el trabajo, liderado por la científica de su Instituto de Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua (IDAEA) Ethel Eljarrat, es el primero que encuentra la acumulación de estos compuestos que se comenzaron a utilizar en los años 60 como retardantes de llama y plastificantes.

El estudio ha detectado concentraciones de hasta 25 microgramos por gramo de grasa. Los menores niveles se han encontrado en el hígado y los mayores en la grasa, donde se encuentran un total de doce compuestos, siete de los cuales también se detectaron en el cerebro, lo que indica su capacidad de atravesar la membrana hematoencefálica. Este dato es preocupante porque se ha observado que los compuestos tienen más tendencia a acumularse en el cerebro que en otros tejidos.

Los compuestos organofosforados se comenzaron a utilizar en los años 60, aumentando cuatro décadas más tarde, cuando fueron propuestos como alternativa a los PBDE, retardantes de llama que fueron prohibidos por la Convención de Estocolmo por su toxicidad.

Aunque existen estudios que demuestran que los compuestos organofosforados son menos tóxicos que los PBDE, pueden causar daños neurológicos, disrupción endocrina, cáncer y problemas de fertilidad.

Los científicos creen que probablemente la mayor presencia de compuestos organofosforados en los delfines se deba al hecho de que su organismo acumula los aditivos plastificantes después de la ingestión del plástico.

La alarma crece al considerarse el mar Mediterráneo como una zona de acumulación de residuos plásticos flotantes importante, con 423 gramos de plástico por kilómetro cuadrado.