Carabela portuguesa, la más peligrosa de España
Carabela portuguesa, la más peligrosa de España - ABC

Dada de alta la joven que sufrió la picadura de una carabela portuguesa en Murcia: «Creía que me moría»

La afectada se estaba bañando cuando el animal le dio un latigazo que le produjo irritación, hinchazón y dolor en la piel

ABC
Actualizado:

Naomi Mateos, la joven fue ingresada en el hospital Virgen de la Arrixaca de Murcia tras haber sufrido la picadura de una carabela portuguesa, ha sido dada de alta.

Los hechos ocurrieron cuando decidió ir a pasar el día con una amiga al litoral lorquino de Puntas de Calnegre. A mediodía, la joven fue a darse un baño y, cuando aún iba por la orilla y el agua no le llegaba por encima de las rodillas, sintió una fuerte picadura. Al agacharse para apartar lo que le producía el dolor, el causante de la picadura, un ejemplar de esta medusa, abrazó con sus tentáculos su hombro.

«Me quemaba la piel, me quería morir, me puse a gritar como una loca», relata Naomi a La Opinión. El resto de bañistas no supo cómo reaccionar. Su amiga, que dormía y a la que despertaron los gritos, corrió hacia ella y consiguió apartarle la carabela de la piel con una de las aletas que usa para bucear.

«Todo ocurrió en décimas de segundo», explica Naomi, quien añade que «tenía todas las zonas en las que me había tocado la carabela hinchada, tenía un bulto enorme». «Mi amiga bucea normalmente y sabía perfectamente que era una carabela, yo en cuanto la vi también», apunta la afectada.

La joven también ha compartido su historia a través de su Instagram, donde ha colgado varios vídeos en los que se puede ver la abrasión tóxica causada por los tentáculos de la medusa sobre su espalda, hombro y pecho.

El ayuntamiento de Lorca ha confirmado a Efe que el suceso tuvo lugar el martes a mediodía y que la joven fue atendida inicialmente por militares que realizaban maniobras en Puntas de Calnegre. La chica fue evacuada después por una unidad medicalizada de emergencias de Mazarrón al centro de salud de Ramonete, desde donde fue ordenado su traslado al hospital de Murcia, tras practicarle los primeros auxilios.

Falsa medusa

Los avistamientos de esta especie en la Región se empezaron a producir el año pasado. En 2018 se vieron varios ejemplares en Cabo de Palos y en las playas de La Manga, Águilas y Bolnuevo (Mazarrón).

La carabela portuguesa, también conocida como «falsa medusa» o «fragata portuguesa» no es en realidad una medusa sino un hidrozoo sifonóforo cuya picadura es peligrosa y muy dolorosa.

Está provista de unos tentáculos que pueden oscilar entre los diez y 50 metros de longitud que terminan en cápsulas urticantes que paralizan a sus presas y con las que que pueden provocar graves lesiones a humanos.