Declaración de la Renta¿Cuánto me puedo desgravar por los donativos a las ONG?

En esta campaña de la Renta entra en vigor la reforma fiscal que prevé un aumento en las deducciones para fomentar el mecenazgo

MadridActualizado:

La campaña de la Renta trae este año buenas noticias para el bolsillo de aquellos contribuyentes que han colaborado económicamente con alguna organización sin fines de lucro a lo largo de 2015.

La novedad viene de la mano de la reforma fiscal aprobada por el Gobierno del PP en noviembre de 2014 y que permitirá a los españoles que están obligados a declarar a obtener una mayor deducción de los donativos que hayan realizado a las ONG.

A partir de este año, los ciudadanos que hayan destinado durante el ejercicio fiscal 2015 una parte de sus ingresos a una ONG podrán desgravarse el 50% de los primeros 150 euros. El resto del importe donado también podrá desgravarse pero en un porcentaje menor (27,5%).

A partir de 2017 (ejercicio fiscal 2016) los primeros 150 euros donados se podrán desgravar un 75% y el resto un 30%. A ese 30% se podrá añadir un 5% adicional si el contribuyente lleva más de dos años colaborando con esa entidad.

El Gobierno ha decidido aplicar una mayor deducción a los primeros 150 euros al tratarse de la cuantía media que los españoles donan anualmente a las entidades sin fines de lucro, pese a que esa cifra se ha elevado hasta los 188 euros en 2010.

A diferencia de la «X» en la casilla de Actividades de Interés Social en la que los fondos son repartidos anualmente por el propio Gobierno de acuerdo a los proyectos que presentan las ONG, el sistema de incentivos fiscales permite a los ciudadanos decidir directamente con qué organizaciones quieren colaborar.

En España solo el 15 % de la población es donante habitual de alguna entidad sin fin de lucro. Esta cifra está muy lejos de los países nórdicos donde el mecenazgo es practidado por el 40% de la población o incluso de la media europea que se encuentra en el 25%.

La Asociación Española de Fundaciones (AEF) atribuye este déficit a los escasos incentivos que esta práctica ha recibido en los últimos años y que la nueva reforma fiscal intentará corregir.