¿Cuáles son los factores de riesgo del cáncer?

Por lo general, no es posible saber por qué una persona presenta cáncer y otra no. Sin embargo, hay factores de riesgo que pueden aumentar las posibilidades de que una persona padezca la enfermedad

Aunque algunos de estos factores de riesgo no pueden evitarse, como envejecer por ejemplo, otros como el consumo de tabaco, sí se pueden evitar

MADRIDActualizado:

La contaminación es, más que nociva para la salud, directamente mortal. No en vano, esta contaminación atmosférica es responsable cada año de la muerte de más de 25.000 personas solo en nuestro país. Y es que la inhalación de las partículas en suspensión cuyo diámetro no excede de 2,5 micras –las PM2,5, que están consideradas el mejor indicador de la contaminación urbana y cuyo pequeño tamaño suponen un mayor riesgo para la salud de los seres humanos– provoca enfermedades como son, entre otras, las cardiovasculares, las respiratorias y el cáncer.

Pero existen muchos factores de riesgo que puede producir cáncer. Aunque algunos no pueden evitarse, como envejecer por ejemplo, otros como el consumo de tabaco, sí. Te contamos aquí cuáles son los evitables de acuedo a la información proporcionada por la página web del Instituto Nacional de Cáncer perteneciente a Institutos Nacionales de la Salud de Estados Unidos (NIH, por sus siglas en inglés).

123456
  1. Tabaco

    Como explica la página web del Instituto Nacional de Cáncer perteneciente a Institutos Nacionales de la Salud de Estados Unidos (NIH, por sus siglas en inglés), fumar daña prácticamente todo órgano y sistema de órganos del cuerpo y disminuye la salud general de la persona.

    Fumar es la causa principal de cáncer y de muerte por cáncer. Causa cánceres de pulmón, de esófago, de laringe, boca, garganta, riñón, vejiga, hígado, páncreas, estómago, cérvix o cuello uterino, colon y recto, así como también leucemia mieloide aguda.

    Desde la década de los sesenta, el riesgo de un fumador de presentar cáncer de pulmón o enfermedad pulmonar obstructiva crónica ha aumentado en comparación con quienes no fuman, aún cuando el número de cigarrillos consumidos ha disminuido. Ha habido también cambios en el tipo de cáncer de pulmón que se presenta en los fumadores – disminución de carcinomas de células escamosas pero un aumento dramático de adenocarcinomas. Estos dos efectos pueden deberse a los cambios de formulación de cigarrillos.

  2. Alcohol

    Beber alcohol puede aumentar su riesgo de cáncer de boca, de garganta, esófago, laringe, hígado y seno. En cuanto más beba, mayor será su riesgo. El riesgo de cáncer es mucho más alto para quienes beben alcohol y también usan tabaco.

    Los doctores aconsejan a quienes beben que lo hagan con moderación. Las Pautas de Dieta del Gobierno Federal para los Estadounidenses definen consumo moderado de alcohol para las mujeres, hasta una bebida diaria; para los hombres hasta dos bebidas diarias.

    Se ha sugerido que ciertas sustancias en el vino tinto, como el resveratrol, tienen propiedades contra el cáncer. Sin embargo, no hay evidencia de que beber vino tinto reduzca el riesgo de cáncer.

  3. Dieta

    Los científicos han estudiado muchos aditivos, nutrientes y otros componentes de la dieta para buscar posibles asociaciones con el riesgo de cáncer. Estos son:

    Alcohol

    Aunque se ha sospechado que el vino tinto reduce el riesgo de cáncer, no hay evidencia científica de tal asociación. También, se sabe que el alcohol causa cáncer.

    Antioxidantes

    Los antioxidantes son compuestos químicos que bloquean la actividad de otros compuestos químicos conocidos como radicales libres que pueden dañar células. La investigación de laboratorio y con animales ha mostrado que los antioxidantes exógenos pueden ayudar a prevenir el daño de los radicales libres asociados con la formación de cáncer, pero la investigación en humanos no ha demostrado en forma que convenza que al tomar complementos de antioxidantes puede ayudar a reducir el riesgo de presentar cáncer o de morir por cáncer. Algunos estudios hasta han mostrado un mayor riesgo de algunos cánceres.

    Calcio

    El calcio es un mineral dietético esencial que se puede obtener de la comida y de los complementos alimenticios. Los resultados de las investigaciones apoyan, en general, la relación entre un alto consumo de calcio y la reducción del riesgo de padecer cáncer colorrectal, pero los resultados de los estudios no siempre han sido congruentes. No está claro si existe una relación entre el alto consumo de calcio y una reducción del riesgo de padecer otros tipos de cáncer como el cáncer de seno y de ovario. Alguna investigación sugiere que un consumo alto de calcio puede aumentar el riesgo de cáncer de próstata.

    Carne chamuscada

    Ciertos compuestos químicos, llamados aminas heterocíclicas (AHC) e hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP), se forman en la carne de músculo, incluso de res, de puerco, pescado y de aves de corral, cuando se cocinan usando métodos de alta temperatura. La exposición a altas concentraciones de aminas heterocíclicas y de hidrocarburos aromáticos policíclicos puede causar cáncer en animales; sin embargo, no está claro si tal exposición causa cáncer en el ser humano.

  4. Luz solar

    La radiación UV procede del sol, de lámparas solares y de cámaras de bronceado. La exposición a la radiación UV causa envejecimiento prematuro de la piel y daño a la piel que puede resultar en cáncer de piel.

    La gente de cualquier edad deberá limitar la cantidad de tiempo que pasa al sol, especialmente entre la media mañana y al final de la tarde, y evitar otras fuentes de radiación UV, como las cámaras de bronceado. Es importante tener en cuenta que la radiación UV es reflejada por la arena, por el agua, nieve y hielo y puede pasar por los parabrisas y ventanas.

    La forma mejor de mitigar el daño de los rayos UV cuando se pasa tiempo al sol es usar mangas largas, pantalones largos, un sombrero de ala ancha y lentes para el sol que absorben la radiación UV.

    Un protector solar con factor de protección del sol (SPF) de 15 al menos puede prevenir el cáncer de piel pero no funciona tan bien como estar bajo protección del sol y usar ropa protectora.

  5. Obesidad

    La gente que es obesa puede tener un riesgo mayor de varios tipos de cáncer, incluso cánceres de seno (en mujeres posmenopáusicas), de colon, de recto, endometrio (revestimiento del útero), de esófago, riñón, páncreas y vesícula biliar.

    Por el contrario, comer una dieta saludable, tener actividad física y mantener un peso saludable puede reducir el riesgo de algunos cánceres. Estas conductas saludables son también importantes para hacer bajar el riesgo de otras enfermedades, como enfermedades cardíacas, diabetes de tipo 2 y presión arterial alta.

  6. Sustancias en el ambiente

    El cáncer es causado por cambios en ciertos genes que alteran el funcionamiento de nuestras células. Algunos de estos cambios genéticos ocurren en forma natural cuando se producen las copias del ADN durante el proceso de división celular. Pero otros cambios son a consecuencia de exposiciones ambientales que dañan al ADN. Estas exposiciones ambientales incluyen sustancias como los productos químicos del humo de tabaco, o la radiación, como los rayos ultravioleta que emite el sol.

    Es posible evitar algunas de las exposiciones que causan cáncer, como el humo de tabaco y los rayos solares, pero otras son más difíciles de evitar, especialmente si se encuentran en el aire que respiramos, el agua que bebemos, los alimentos que comemos o los materiales que usamos para realizar nuestros trabajos. Los científicos están estudiando cuáles son las exposiciones que podrían causar o influir en la formación del cáncer. Entender cuáles son las exposiciones dañinas y dónde se encuentran, puede ayudar a las personas a evitarlas.

    Las sustancias que se enumeran a continuación están entre los carcinógenos con mayor probabilidad de afectar la salud de los seres humanos. No obstante, aunque una sustancia sea clasificada como carcinógena no significa necesariamente que vaya a causar cáncer. Existen muchos factores que influyen para que una persona expuesta a un carcinógeno padezca de cáncer, como la cantidad y la duración de la exposición y los antecedentes genéticos de la persona. Conozca más sobre los carcinógenos en el medio ambiente y el riesgo de cáncer.

    -Aceites minerales: sin tratamiento o ligeramente tratados

    -Ácidos aristolóquicos

    -Aflatoxinas

    -Alquitrán de hulla y residuo de alquitrán de hulla

    -Arsénico

    -Asbesto (amianto)

    -Benceno

    -Benzidina

    -Berilio

    -1,3-butadieno

    -Cadmio

    -Cloruro vinílico

    -Compuestos de cromo hexavalente

    -Compuestos de níquel

    -Emisiones de los hornos de coque

    -Emisiones en el interior de las viviendas por la combustión de carbón en los hogares

    -Erionita

    -Exposición pasiva al humo de tabaco (humo de tabaco ambiental)

    -Formaldehído

    -Hollín

    -Óxido de etileno

    -Polvo de madera

    -Radón

    -Sílice cristalina (de tamaño respirable)

    -Torio

    -Vapores de ácido inorgánico fuertes que contienen ácido sulfúrico