Cruz Roja y Media Luna Roja, premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional 2012
Miembros de Cruz Roja transportan a un inmigrante tras su llegada a la isla italiana de Lampedusa en 2011 - EPA/ANSA

Cruz Roja y Media Luna Roja, premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional 2012

Desde 1863, su labor ha permitido prestar asistencia independiente y neutral a innumerables víctimas de conflictos

MADRID Actualizado:

El Movimiento Internacional de la Cruz Roja y la Media Luna han sido galardonadas con el Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional 2012, según el fallo del jurado conocido hoy, que ha destacado que se trata de «una de las redes humanitarias más grandes del mundo con la misión de prevenir y aliviar el sufrimiento humano, proteger la vida y la salud y hacer respetar la dignidad de las personas, especialmente en tiempos de conflicto armado y en situaciones de crisis y de necesidad». Ha valorado, asimismo, su actuación en conflictos armados como Siria, Libia y Somalia y en desastres naturales como los que asolaron Haití, Indonesia y Japón

El Comité Internacional de la Cruz Roja nació en 1863 con el propósito de prestar ayuda humanitaria de manera independiente y neutral en países en conflicto y, desde entones, su labor ha estado presente en los principales escenarios de guerra, ayudando a innumerables víctimas. Además, su labor se ha extendido a muchos otros ámbitos de asistencia social en tiempo de paz.

El movimiento está hoy presente en 186 países y sustentado por más de 100 millones de voluntarios, está compuesto por el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja y 187 sociedades nacionales.

La idea de la Cruz Roja había nacido en 1859 en la mente del joven suizo Henry Dunant, ante la sangrienta escena de la que fue testigo en la batalla de Solferino, en Italia, donde se enfrentaban los ejércitos del Imperio Austro-Húngaro y de la alianza franco-sarda y 40.000 hombres yacían muertos o agonizantes en el campo de batalla, sin que los heridos recibieran atención médica alguna.

Dunant organizó a la población para vendar las heridas de los soldados, así como proporcionarles alimento y consuelo, y a su regreso del campo de batalla propuso crear sociedades nacionales de socorro que ayudaran a los heridos en combate. En 1863, cinco ciudadanos ginebrinos, entre ellos Dunant, fundaron el Comité Internacional para el Socorro de los Heridos, que más tarde se convertiría en el Comité Internacional de la Cruz Roja.

Su emblema era precisamente una cruz roja sobre fondo blanco, a la inversa de la bandera suiza. Al año siguiente, 12 gobiernos adoptaron el primer Convenio de Ginebra, que garantiza la ayuda a los heridos y define los servicios médicos como «neutrales» en el campo de batalla.

Más tarde, en 1919, cuando había concluido la Primera Guerra Mundial, se fundó la Federación Internacional de Cruz Roja, para establecer una estrecha cooperación entre las sociedades nacionales.

Candidatos y palmarés del Premio

Un total de 33 candidaturas procedentes de 27 países optaban a esta categoría del Príncipe de Asturias. Entre ellas figuraba la de la expresidenta chilena Michelle Bachelet, Transparencia Internacional, la oceanógrafa Sylvia A. Eearle y el Instituto de Potsdam para la Investigación de las Consecuencias del Cambio Climático.

El galardón reconoce a la persona, institución, grupo de personas o instituciones cuya labor haya contribuido de forma ejemplar y relevante al mutuo conocimiento, al progreso o a la fraternidad entre los pueblos.

En el palmarés del premio figuran mandatarios como Belisario Betancur, Raúl Alfonsín, Óscar Arias, Helmut Kohl, Javier Pérez de Cuéllar, Frederik de Klerk, Nelson Mandela, Simone Veil, Mario Soares, Jacques Delors, Mijail Gorbachov, Fernando Henrique Cardoso, Al Gore, 'Lula' da Silva, Isaac Rabin y Yaser Arafat y el filántropo neoyorquino Bill Drayton que lo obtuvo en 2011.

El galardón, dotado con 50.000 euros y la reproducción de una estatuilla de Joan Miró, es el sexto que se falla este año tras los concedidos a Martha Nussbaum (Ciencias Sociales), Rafael Moneo (Artes), Shigeru Miyamoto (Comunicación y Humanidades) Greg Winter y Richard Lerner (Investigación Científica y Técnica) y Philip Roth (Letras).