Carreteras interrumpidas por el agua en Tafalla (Navarra). / EFE
Carreteras interrumpidas por el agua en Tafalla (Navarra). / EFE

La crecida del Ebro será "mucho más benigna" de lo que se preveía

Una persona muerta, un rescate y el río Ebro a punto de desbordarse han sido los principales efectos del temporal que azota Cataluña, Aragón y Navarra. No obstante, la punta de la crecida del Ebro

REDACCIÓN/AGENCIAS | MADRID
Actualizado:

Una persona muerta, un rescate y el río Ebro a punto de desbordarse han sido los principales efectos del temporal que azota Cataluña, Aragón y Navarra. No obstante, la punta de la crecida del Ebro entra con menos fuerza de la prevista, aunque las autoridades y Protección Civil mantienen la situación de alerta para evitar inundaciones de los núcleos urbanos situados en las riberas del río, que ha anegado miles de hectáreas de cultivo.

El presidente de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), José Luis Alonso, y el consejero de Medio Ambiente, Alfredo Boné, tras una reunión de coordinación entre las instituciones celebrada en la sede del gobierno aragonés, ha informado de que la crecida será "mucho más benigna" de lo que se preveía. En ningún caso, ha añadido Boné, se alcanzarán los niveles de febrero de 2003 -riada que provocó graves inundaciones y que hasta ahora se tenía como referencia.

El momento más trágico de este temporal se registró anoche en la población tarraconense de L'Aleixar, cuando un hombre de 42 años, Dan Ioan Virgil, de nacionalidad rumana y vecino de Vilaplana, falleció tras caer a una riera y ser arrastrado por las aguas, cuando intentaba cruzar andando la riera junto con un compañero. Además, esta mañana los Bomberos han tenido que rescatar a una mujer, Carla S., quien conducía un vehículo que fue arrastrado por las fuertes lluvias en un paso subterráneo de Arenys de Mar (Barcelona).

El agua ha inundado caminos rurales pero no ha afectado a la red principal de carreteras, si bien permanece cortada al tráfico, en el municipio de Gallur, la carretera Z-523, en ambos sentidos, y, en Novillas, la VP-5, y hay que circular con precaución en Boquiñeni, por desprendimientos en la N-232, según la Dirección General de Tráfico (DGT).

Medidas adoptadas

La localidad de Novillas, el pueblo más próximo a Navarra, se ha protegido con grandes motas de tierra para evitar que el agua llegue a las casas más próximas al cauce del río, donde con bombas se achica el agua, sin que se haya planteado hasta ahora la necesidad de evacuar esta población de poco más de 600 vecinos. La crecida alcanzará esta localidad -donde el nivel del agua se acerca a los 7 metros- esta noche o a primeras horas de la madrugada.

A la población de Gallur se aproximará al amanecer de mañana miércoles y a mediodía o por la tarde llegará a Alagón, para alcanzar Zaragoza en la noche del miércoles al jueves con un caudal que no superará los 2.400 metros cúbicos por segundo.

La ausencia de lluvias, la bajada de las temperaturas que ralentiza el deshielo en las montañas y la rotura de motas para laminar la avenida y restarle fuerza han sido circunstancias positivas que harán que el caudal sea menor, pero también que la punta de la riada se prolongue durante más tiempo.

Boné, ante estas previsiones más optimistas (ya que en un principio se pensó en un caudal de más de 3.000 metros cúbicos), ha insistido en transmitir un mensaje de "tranquilidad" a los habitantes de las zonas amenazadas, a quienes ha pedido que sigan colaborando.

Rechazó que se tenga "ninguna intención" de evacuar Pradilla y ha confirmado que se han desalojado las explotaciones ganaderas de la zonas inundables. La CHE tiene desplegadas más de 550 personas en las zonas donde hay más complicaciones, 190 camiones y 74 máquinas de movimiento de tierras para reforzar las motas y proteger las poblaciones.