De izquierda a derecha, Antoni García, Evarist Feliu y Francesc Solé
De izquierda a derecha, Antoni García, Evarist Feliu y Francesc Solé - FOTOGRAFÍA CEDIDA A JORDI BARDAGIL

Crean en Badalona el mayor centro europeo de lucha contra la leucemia

Conectado a campus y hospitales, acercará la investigación puntera a los pacientes

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La investigación contra la leucemia, un tipo de cáncer en la sangre del que se detectan 5.400 nuevos casos cada año en España, saca pecho. La Fundación Josep Carreras (FJC), creada en 1988 con el objetivo de investigar desde distintas disciplinas esta patología, inauguró ayer en Badalona (Barcelona) la nueva sede del Instituto de Investigación contra la Leucemia Josep Carreras, centro de referencia en Europa en la investigación de esta enfermedad.

Las instalaciones, 10.000 metros cuadrados ubicados en el Campus ICO-Germans Trias i Pujol de Badalona y que han supuesto una inversión de 26 millones de euros, se dedicarán a estudiar posibles tratamientos contra la dolencia y lo harán «de forma multidisciplinar y traslacional, es decir, conectando los avances que se cuecen en los laboratorios con la práctica clínica», según explicó a este diario el profesor Evarist Feliu, director científico de la Fundación. El Instituto de Investigación contra la Leucemia Josep Carreras, que hasta ahora tenía la sede en el Hospital de Sant Pau, fue creado en 2010 por la Fundación Josep Carreras y la Generalitat con el objetivo de potenciar la investigación biomédica y la medicina personalizada en el campo de esta enfermedad.

Potencial investigador

El nuevo edificio inaugurado ayer, el más importante de Europa, tanto en dimensiones como en potencial investigador, nace con la vocación de estrechar lazos entre la investigación básica y la clínica.En este sentido, estará conectado con los campus ya existentes, el del Hospital Clínic de Barcelona, donde ya tiene un importante laboratorio (Facultad de Medicina de la Universitat de Barcelona) y el del Hospital de Sant Pau de la capital catalana (Universitat Autónoma de Barcelona), donde tiene previsto crear otro laboratorio el próximo año, según avanza en declaraciones a este diario el responsable científico de la Fundación.

El proyecto, que parte de un concepto multicéntrico que conecta la gran sede de Badalona con los campus ligados a hospitales, se completará en un futuro próximo con un cuarto campus vinculado al Instituto Catalán de Oncología (ICO) en Gerona.

El nuevo Instituto, diseñado por el arquitecto Eduardo Talón –también puso su sello a las instalaciones del Laboratorio de Sincotrón– y que ha sido posible gracias a los recursos de la Fundación y al apoyo de la Obra Social La Caixa, dispone actualmente de una plantilla de 150 profesionales (investigadores y médicos y hematólogos adscritos al instituto) que prevé triplicar en los próximos años hasta alcanzar los 300 trabajadores.

En los últimos años, el Instituto ha patentado diferentes descubrimientos científicos y actualmente desarrolla medio centenar de proyectos de investigación, una tercera parte de ellos internacionales.

«El Instituto apuesta por la investigación traslacional. En este sentido, cuenta con investigadores básicos centrados en descubrir los mecanismos a través de los cuales se desarrolla la enfermedad, que están en permanente contacto con investigadores clínicos y hematólogos que tratan a los pacientes en los hospitales. Esta sinergia nos permite acercar de manera más rápida los descubrimientos a los enfermos», señala Evarist Feliu.

El centro, de 10.000 metros cuadrados, ha supuesto una inversión de 26 millones

Además de la leucemia, en el centro también se investiga sobre otros cánceres de la sangre como los linfomas, el mieloma múltiple o los síndromes mielodisplásicos, entre otros. Entre los proyectos que impulsa figuran algunos vinculados a la inmunoterapia como la terapia avanzada CART que han desarrollado los equipos de inmunoterapia del Hospital Clínic y los laboratorios de la Universitat de Barcelona, dirigida a combatir la enfermedad modificando los linfocitos para combatir las células tumorales de la leucemia linfoblástica aguda, o el Proyecto CART desarrollado en el Hospital de Sant Pau de Barcelona para combatir los linfomas. También trabaja en un proyecto becado con dos millones de euros por la European Research Council (ERC), liderado por el doctor Pablo Menéndez, investigador ICREA que estudia un tipo de leucemia linfoblástica aguda en recién nacidos que tiene muy mal pronóstico.

«El 75 por ciento del capital humano del centro está financiado por fondos competitivos y el 25 por ciento restante por la Generalitat y las aportaciones de la Fundación», dice Feliu, quien subraya que entre los tres centros del instituto atienden a unos 4.500 pacientes nuevos al año, hacen seguimiento de más de 31.500 y llevan a cabo más de 35.000 actos de quimioterapia y más de 250 ensayos clínicos.