Imagen de archivo
Imagen de archivo - ABC

Costa Rica pone a una familia estadounidense antivacunas en cuarentena tras contraer sarampión

Las autoridades de protección a la infancia costarricenses ya han asegurado que intervendrán en el núcleo familiar para asegurarse de que los menores son vacunados

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El gobierno de Costa Rica ha puesto en cuarentena a una familia antivacunas de once personas de origen estadounidense, después de verificar que dos de sus miembros están enfermos de sarampión. Por el momento, dos menores de 7 y 9 años de edad, que estaban sin vacunar, dieron positivo de sarampión, mientras que hay otros dos miembros de la familia —tampoco vacunados— que están a la espera de obtener el resultado de las pruebas. Las autoridades de salud del país consideran que es altamente probable que estas dos personas también den positivo en sarampión.

«Toda la familia continuará en aislamiento domiciliar hasta que se haya eliminado el riesgo de contagio», dijo en un comunicado el Ministerio de Salud de Costa Rica. De acuerdo con una investigación preliminar, los menores podrían haber sido contagiados por otra ciudadana estadounidense que les visitó recientemente y presentaba síntomas de sarampión. La posible portadora del virus ya abandonó Costa Rica, mientras que la familia está recluida en su casa en Cóbano en el cantón de Puntarenas, una turística región del Pacífico.

Las autoridades de protección a la infancia costarricenses ya han asegurado que intervendrán en el núcleo familiar para asegurarse de que los menores son vacunados, además de iniciar un proceso para averiguar si ha habido vulneraciones de derechos de los niños como la educación y la sanidad. La familia estadounidense costa de dos padres y nueve niños, ninguno sin vacunar y sin inscribir en algún centro educativo.

En Costa Rica, donde la vacunación es obligatoria, no se dan casos autóctonos de sarampión desde el 2006, dice el comunicado. La Organización Mundial de Salud declaró en 2016 a toda Américas -Norte, Centro y Sur- como zona libre de sarampión, convirtiéndose en la quinta enfermedad erradicada en todo el continente, tras de la viruela (1971), la polio (1994), y la rubéola y el síndrome de la rubéola congénita (2015).

El último caso de sarampión en Costa Rica se produjo en febrero de este año, cuando un niño francés sin vacunar reintrodujo la enfermedad en el país centroamericano. El niño fue también aislado durante un periodo de siete días, a la vez que las autoridades tuvieron que poner un plan de acción para frenar el avance de la enfermedad entre la población local.