«Estoy a favor del copago, pero muchos jubilados no tienen ni para comer»
Un hombre se somete a un análisis en un centro de salud - ABC

«Estoy a favor del copago, pero muchos jubilados no tienen ni para comer»

ABC pregunta a varios pensionistas su opinión acerca de la decisión del Ejecutivo de hacerles pagar un 10% de los fármacos. Casi todos consideran que hay que aportar para solucionar el problema, pero dicen no poder estirar más sus pensiones

INMA ZAMORA
MADRID Actualizado:

El ajuste sanitario que el Gobierno planteará a las comunidades autónomas y cuya medida estrella es el aumento en un 10% del porcentaje que los ciudadanos pagan por sus medicamentos parece no haber sentado del todo bien a los pensionistas, un colectivo que por el momento permanece exento del pago pero que, a tenor de las informaciones conocidas a primera hora de esta mañana, pasará en breve a engrosar la lista del copago farmacéutico al tener que abonar un 10% del precio de sus medicamentos.

Aunque la medida se ha planteado con ciertos límites (a aquellos que gasten más de 10 euros al mes durante tres meses seguidos se les reembolsará el dinero que exceda los 30 euros), los pensionistas aseguran no entender por qué el Ejecutivo ha optado por «apretarles aún más» el cinturón y pedirles un dinero que no tienen.

ABC ha acudido a un Centro de Salud de Madrid para pulsar la opinión de varios pensionistas sobre las intenciones del Ejecutivo en este sentido. Para muchos, la opción de aumentar el porcentaje a pagar por cada medicamento no es una mala idea y consideran que el copago farmacéutico puede ser una buena fórmula para atajar los problemas actuales, aunque son tajantes al asegurar que el PP errará «si decide aumentar el gasto de los que menos tienen».

«Lo que quieren hacer solo puede calificarse de barbaridad», asegura Julián Rodríguez. «Deberían dejarnos ya en paz a los pobres, porque estamos arruinados y no llegamos a final de mes». Julián defiende que las posibilidades económicas deberían ser las mismas para todos a partir de los 65 años. «Cuando llega a cierta edad, una pareja de ancianos tiene las mismas necesidades ganando 800 euros que 2000. Es injusto que una persona que ha ganado dinero a lo largo de su vida y ha podido ahorrar tenga asegurada su vejez y un obrero no».

«Que paguen los que más tienen»

Para Julián, que se ha encendido en plena sala de espera al hablar del controvertido copago, la medida demostraría que «el sistema está caduco y necesita una gran reforma». Este jubilado considera que el objetivo del Gobierno no debería ser otro que lograr un equilibrio en las condiciones «extremadamente desiguales» de los pensionistas. «Deberían hacer un reparto y no pagar tanto a determinadas personas, dado que de esta forma todos tendríamos un sueldo digno para vivir y así sí podríamos aportar para medicinas».

Su opinión no dista mucho de la que mantiene quien se sienta a su lado en la sala de espera y que quiere «que la gente sepa, de verdad, cual es la situación de muchos jubilados». «Hay pensionistas que no tienen dinero para comer. Yo gano 900 euros para dos personas y en mi casa utilizamos muchísimos medicamentos porque tenemos diversos problemas de salud». Para él, la situación ya es dramática sin copago: «Estoy de acuerdo con que paguen los que pueden, pero en mi caso no llegamos a final de mes, no podemos estirar más la pensión y estoy seguro de que hay mucha más gente como nosotros».

«Si no estuviera jubilado sería partidario del copago»

La medida, en esencia, no le parece del todo errónea, pues considera que «de algún modo tenemos que salir de la crisis en la que nos encontramos. Sé que tenemos que ayudar y que en el Gobierno tienen que recortar de donde sea, pero no deberían tocar a los jubilados, ni tampoco temas como la sanidad o la educación». Y suscribe la idea de Julián de «apretar las tuercas al que más dinero tenga. «Yo, si ahora trabajara y no estuviera jubilado, sería partidario del copago, pero ahora me resulta imposible estar de acuerdo con algo que, en mi situación, es injusto».

Ángel, cuya pensión no supera los 900 euros, cree que «el Gobierno tiene que saber que hay clases y clases». «Hay personas que ganan muchísimo dinero, pero también otros que no tenemos para comer. Luego todos pagamos lo mismo por las cosas y es algo totalmente injusto. Yo no paro de comprar pastillas para todo: la circulación, las migrañas, el corazón...».

«Es un auténtico desastre», prosigue Julián. «Se lo están llevando todo, ya no sé qué nos queda por ver. Son los que más ganan quienes deberían aportar su granito de arena, pero que a un jubilado le pidan apretarse más al cinturón me parece lo último». «Somos nosotros quienes producimos en este país, por lo que deberíamos tener ciertos beneficios al jubilarnos. Es totalmente injusto».

«Gano 700 euros, pero quiero colaborar»

No todos tienen la misma opinión. José Luis, otro paciente a la espera en el Centro de Salud, se pregunta por qué los jubilados no pueden aportar con lo que puedan para intentar acabar con la crisis. «Si tenemos posibilidades, debemos poner nuestro granito de arena», asegura. «Hay jubilados que cobran un dineral de pensión y tienen que contribuir».

«Debemos hacer un esfuerzo común»

Él no es precisamente uno de ellos. Gana 700 euros al mes y su consumo de medicamentos es elevado, por lo que con total probabilidad llegará también al umbral de los 10 euros mensuales que Sanidad establece como límite. «Mi mujer y yo estamos bastante enfermos y no tenemos mucho, pero no me importaría pagar, debemos hacer un esfuerzo común entre todos y ayudar en la medida de lo posible».

Ya fuera del médico, Fructuoso, que cobra 848 euros de pensión, apunta que no puede pagar más dinero del que ya paga mensualmente. «Tomo cada día 8 pastillas que tendré que tomar durante toda mi vida. Con lo que gano, no puedo ir asumiendo cada día más gastos. Me da igual que sean 10 euros, como si son 3. Es injusto».