Los medicamentos más caros para la Sanidad española
- ABC

Los medicamentos más caros para la Sanidad española

Hasta 4.000 euros por un fármaco para combatir la hormona del crecimiento es el elevado precio que en muchos casos tiene que asumir el sistema sanitario. ¿Aliviará el copago este coste económico?

MADRID Actualizado:

La industria farmacéutica se asfixia. Cuantiosas deudas y una retahila de medidas que no han logrado más que agravar los problemas de un sector ya dañado han hecho que muchas farmacias difícilmente puedan encontrar la solución a sus problemas. A pesar de ello, la introdución del copago sanitario no deja de asumirse con cierto recelo entre los profesionales debido, en gran parte, a la creencia de que si bien la medida logrará aumentar la recaudación, podría poner en riesgo la salud de muchos pacientes al frenar el consumo de medicamentos.

España es uno de los países con los medicamentos más baratos. Como aseguran a ABC fuentes de Farmaindustria, «en el ámbito internacional se es consciente de que la Sanidad española es la más generosa con sus pacientes». Es quizás por ello por lo que los trabajadores guardan la esperanza de que la medida enmiende parte de sus problemas, pero... ¿podrá el copago aliviar la grave crisis que sufre el sector sanitario, sobre todo en farmacias y hospitales?

A continuación proporcionamos la lista de los medicamentos más caros para el sistema sanitario español, algunos de ellos dispensados directamente en hospitales, y que ha sido facilitada a ABC por el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos:

-Pegoveris (infertilidad femenina): 780,22 €

-Puregon (infertilidad femenina, masculina y reporducción asistida): 714.01€

-Somavert(gigantismo por exceso de la hormona del crecimiento): 4.100€

-Somavert en 15 comprimidos: 3.089€

-Somavert en 10 compromidos: 2.079€

-Vantas (cáncer de próstata): 1.130 €

-Otros inhibidores de la hormona del crecimiento: De 1.265 a 766€

-Lysodren (cáncer de las glándulas suprarenales): 682,15 €

-Cyanokit (intoxicación por cianuro): 682,15€

-Exjade(exceso de hierro en pacientes con anemias especiales): 700,24€

Fármacos como los destinados a atajar problemas de fertilidad pueden llegar a suponer más de 700 euros para el Sistema Nacional de Salud, de los cuales el ciudadano paga un pequeño porcentaje y que es precisamente lo que el copago sanitario trata de enderezar.

Como afirma Carmen Peña, presidenta del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos, «España está inmersa en una situación de crisis sin precedentes y en el caso de la Farmacia llueve sobre mojado pues, desde el año 2000 se han aprobado más de 23 medidas que están provocando un deterioro progresivo de la economía farmacéutica, comprometiendo su viabilidad». No en vano, Peña destaca el «enorme valor sanitario y social» que la red de farmacias está realizando en esta época de «vacas flacas»: «Estamos realizando un importante esfuerzo de responsabilidad para intentar que el paciente reciba el medicamento que necesita, aunque se lleguen a dar situaciones de farmacias abiertas con las estanterías vacías».

Un sector en recesión

Del mismo modo, Farmaindustria apunta a ABC cómo «en sólo dos años las compañías han tenido que hacer frente a durísimas medidas, cuyo impacto han hecho que estemos frente a un sector en plena recesión, con muchas empresas en situación crítica». Para ellos, es indispensable «un marco de estabilidad que nos permita retomar la senda de la innovación y de generación de valor, estar en condiciones de ser una industria emblemática en el nuevo crecimiento económico que necesita impulsar nuestro país».

«Necesitamos estabilidad para poder retomar la senda del crecimiento»

Es por ello por lo que desde Farmaindustria consideran «no se puede exigir más al sector, ni imponerle más cargas...Tampoco se pueden seguir improvisando medidas de corto plazo que no solucionarán el problema de fondo».

Tal y como ya aseguró a ABC el presidente de la Federación Empresarial de Farmacéuticos Españoles (FEFE), Fernando Redondo, «el copago no es una buena medida puesto que pagar por las recetas, aunque solo sea un euro, puede acabar siendo un freno a la hora de tomar la medicación». Sin embargo, subrayó el hecho de que nuestro país sea el que vende los medicamentos más baratos: «El porcentaje que un paciente paga por medicamento en España se sitúa en el 6%, una cifra que en Europa se eleva hasta el 18%, por lo que la diferencia entre ambos datos debe salir de algún sitio. Por eso el copago tiene dos lados totalmente opuestos, el recaudatorio y el que disuede al cliente de comprar un fármaco».

Pero, y si la Administración no paga al farmacéutico, ¿está este obligado a dispensar medicamentos? Desde el Colegio Oficial de Farmacéuticos nos aseguran que, aunque resulte difícil de llevar a cabo, una farmacia debería siempre dispensar los fármacos requeridos por sus pacientes. «Sea cual sea el precio del producto prescrito,el beneficio de la farmacia no superará los 32 euros», admite a ABC el propietario de un establecimiento. Por ello, se acierte o no con la introducción del copago a partir del próximo 1 de julio, lo cierto es que se neceistan medidas contundentes para una industria, como ellos mismos la definen, «en ruinas».