Así se consumen opiáceos en España

En España la dispensación de estupefacientes está sometida a estrictos controles

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

En España la dispensación de estupefacientes (sustancia que altera el nivel de conciencia o atención, entre los que se encuentran los opiáceos) está sometida a estrictos controles.

Los opiáceos ocupan otra vez los titulares de todo el mundo después de que un juez de distrito del condado de Cleveland, en el estado de Oklahoma, Thad Balkmam, obligara a la empresa Johnson&Johnson a pagar más de 500 millones de euros (concretamente 572,1 millones de dólares) por el papel de la empresa en la crisis de los opiáceos, al minimizar los peligros de estos y promover sus beneficios, además de «tomar parte en su comercialización engañosa», informó Efe.

En toda Europa los estupefacientes tienen un etiquetado propio, de hecho, son identificados con un símbolo en la caja que los contiene. Además, cuentan con una receta específica (no pueden dispensarse sin ella en ningún caso), que es la oficial de estupefacientes prescrita por un médico.

En caso de medicación muy cara, potente o de fuertes efectos secundarios, como riesgo de adicción, que es el caso de opiáceos, además de la receta del especialista, ésta necesita ser aprobada por la inspección sanitaria, que comprueba si realmente está indicada para cada paciente en concreto y si la aprueba, la financia la seguridad social, tal como se hace con las vacunas.

El especialista, además de la receta, emite un informe, que el paciente lleva a su centro de salud, que se pasa a la inspección, aunque ahora este paso se puede hacer directamente en el programa de prescripción electrónica.

Una vez aprobada por la inspección, al paciente le llega un aviso y puede recoger la medicación en la farmacia.

El farmacéutico debe registrar el medicamento en el libro de estupefacientes para la administración sanitaria autonómica que le corresponda.

«Si bien hay que estar atentos, en España no hay abuso de estupefacientes como sucede en Estados Unidos, hay mucho control», apuntan fuentes sanitarias a ABC.

Durogesic, comercializado en España

Entre los opiáceos de Johnson&Johnson comercializados en España se encuentra el Durogesic (en el resto del mundo son conocidos como Duragesic). Se trata de parches fabricados por la filial belga de Johnson&Johnson, Janssen Pharmaceutica. Este fuerte analgésico está indicado para el dolor «muy fuerte y duradero» y también es comercializado por otros 12 laboratorios en nuestro país.

Otro opiáceo de Janssen comercializado en España es la hidromorfona, bajo la marca Jurnista.