REUTERS

Congreso WomenNOW SummitMujeres activistas por el cambio social

Santander WomenNOW Summit dará voz a quienes trabajan activamente por un mundo mejor

MadridActualizado:

El 20 de febrero se celebra el Día Mundial de la Justicia Social, fecha con la que la ONU busca «apoyar la labor de la comunidad internacional encaminada a erradicar la pobreza y promover el pleno empleo y el trabajo justo, la igualdad entre los sexos y el acceso al bienestar social». Una cita para recordar a las más de 87.000 mujeres que fueron asesinadas en 2017 en el mundo, lo que supone 6 muertes cada hora, según un informe de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC por sus siglas en inglés) que se dio a conocer a finales del pasado año.

Muchas de estas muertes quedarían impunes o en el olvido de no ser por un grupo de mujeres, cada vez más numeroso, que lucha por dar voz a las víctimas que no pueden hablar. Son activistas procedentes de diferentes lugares del mundo, que se han comprometido a defender los Derechos Humanos y a luchar contra la impunidad. Algunas de estas mujeres estarán en Santander WomenNOW Summit (Madrid, 28, 29 y 30 de marzo), el congreso organizado por Vocento, la cita internacional de referencia para defender la equiparación real de derechos entre mujeres y hombres que cuenta con el apoyo de importantes socios que se han sumado al Banco Santander, entre otros, los patrocinadores oficiales Reale Seguros y la Comunidad de Madrid, pero también compañías como L’Oréal, Iberia o Accenture e instituciones como la Comisión Europea, el Parlamento Europeo, el Ayuntamiento de Madrid o el Gobierno.

Uno de estos ejemplos inspiradores es el de Raquel Vázquez, senior legal advisor de eyeWitness, una organización que aúna conocimiento tecnológico y legal para facilitar el proceso de documentación de crímenes de guerra y abusos de los Derechos Humanos. Esta joven abogada tuvo pronto muy claro que quería desarrollar su profesión en diferentes países. Así, su experiencia en la universidad unida a su interés por los conflictos armados supuso el catalizador para desarrollar una carrera en justicia internacional.

Bangladesh, Israel o Phnom Penh fueron sus primeros destinos. «La primera vez que estuve como abogada en un tribunal fue como asistente de uno de los fiscales en uno de los procesos más complejos desde Nuremberg, en el tribunal de la ONU sobre los Jemeres Rojos», señala Vázquez. «El objetivo de eyeWitess es llevar ante la justicia a los responsables de graves crímenes internacionales. Nuestra organización surge para intentar canalizar la tecnología hacia la defensa de los Derechos Humanos», destaca Vázquez, que es una defensora de las tecnologías y cree que pueden mejorar la vida del ser humano, aunque matiza: «Las innovaciones tecnológicas ayudan a combatir la impunidad, pero no son la panacea».

En estos momentos, esta organización mantiene colaboraciones en Sudamérica, Europa del Este, África Subsahariana, Oriente Medio y el Sudeste Asiático con alrededor de 25 organizaciones que documentan violaciones graves de los Derechos Humanos. «Nuestra base de datos contiene más de 6.000 fotos y vídeos que pueden ser relevantes para la persecución de estos crímenes, y este material ya ha sido utilizado en investigaciones y análisis de comisiones de Naciones Unidas, cortes de justicia e instituciones nacionales e internacionales», resalta Vázquez.

Mencionada en la revista «Forbes» como una de las menores de 30 años más influyentes, se siente responsable para influir y cambiar las cosas. Esta es una de las ideas que quiere compartir en Santander WomenNOW Summit: «Me resisto a vivir en una sociedad que mira hacia otro lado cuando suceden graves abusos de Derechos Humanos. Soy terriblemente optimista y, aunque sé que no podemos acabar con los conflictos armados, podemos terminar con la impunidad de los peores crímenes. Aunque mi contribución sea solo una más, es importante arrojar luz sobre los hechos e intentar establecer justicia para las víctimas».

Cómo llegar a los tribunales

Tan importante como conseguir las pruebas para denunciar una violación de derechos es llevar a los supuestos culpables ante un tribunal. De esto sabe, y mucho, Almudena Bernabéu, abogada que trabaja en causas de justicia universal y que ha llevado a juicio distintos casos de genocidio ocurridos en países como Guatemala o El Salvador; colaboró en el proceso para sentar en el banquillo al general Augusto Pinochet y ha conseguido que la Audiencia Nacional admita a trámite la querella contra las ejecuciones masivas del Estado sirio, entre otros logros. Ha sido, además, la primera abogada en interponer con éxito demandas civiles contra los jefes paramilitares de la AUC (Autodefensas de Colombia) extraditados a Estados Unidos.

Desde The Guernica Group, el despacho legal cofundado por Bernabéu, ella y su equipo de expertos se encargan de diseñar estrategias para investigar y, en última instancia, procesar a los autores de crímenes internacionales y violaciones de derechos humanos. La creación de este despacho de abogados se gestó durante los 14 años que estuvo Bernabéu compaginando su trabajo en el Center of Justicie and Accountability (CJA) de San Francisco como directora transnacional y directora legal, y en la Audiencia Nacional. «Inicialmente se querían tender puentes entre EE UU y Latinoamérica, en un momento en que terminaban muchas dictaduras. Casos como el de Guatemala son la muestra de un trabajo coordinado, porque el litigio nacional recoge además el impacto internacional».

Almudena Bernabéu es, sin duda, otro ejemplo de mujer comprometida que gracias a su contribución a la justicia internacional ha sido distinguida con numerosos reconocimientos y galardones, entre otros, el de ser incluida entre las 200 personas más influyentes de la revista Time y el premio Letelier-Moffit de Derechos Humanos.

Para más información: www.womennow.es