El Congreso dirá hoy «sí» a igualar los permisos de maternidad y paternidad

La ley de Podemos para que el padre tenga 16 semanas de retribución sin trabajar recibirá el respaldo del PSOE, C's, PNV o PDECat

Actualizado:

Nueva consecuencia de la llegada al Gobierno de Pedro Sánchez. El Congreso de los Diputados aprobará hoy la toma en consideración de la proposición de ley impulsada por Podemos para que la madre y el padre tengan el mismo permiso por nacimiento, adopción o acogimiento. El texto se mantenía bloqueado por el anterior Gobierno popular por razones presupuestarias pero Sánchez ha levantado el veto y como consecuencia se debatirá y votará esta tarde en el Pleno obteniendo un respaldo ampliamente mayoritario. Respaldará la tramitación de la ley el PSOE pero también grupos como Ciudadanos, el PNV o el PDECat. La formación naranja critica incluso la proposición por ser «menos ambiciosa» que la que este grupo presentó la semana pasada y avanza su intención de «mejorarla» durante la ponencia.

El Ejecutivo de Mariano Rajoy, por el contrario, había estimado que esta ley tiene un coste de más de 3.637,83 millones de euros para las arcas públicas y había optado por el veto calificando la medida de «inviable» excepto que «se consideren otras posibilidades de financiación de este importante aumento del gasto para el Sistema de la Seguridad Social». Y es que esta es la gran incógnita de una medida que no solo beneficiará a los nuevos padres sino, y especialmente, al conjunto de las mujeres que verá cómo desaparece la principal fuente de discriminación en el ámbito laboral: la baja por maternidad.

El anterior Ejecutivo popular estimó en más de 3,6 millones de euros el coste de esta ley

La ley de Podemos plantea que cada progenitor tenga derecho al mismo periodo de suspensión, sin que «ninguna parte del mismo pueda ser cedido o compartido». De esta manera, el permiso adquiere carácter individual y se evita cualquier posible traspaso a la madre. La prestación será también idéntica, el 100% de la base reguladora durante toda la duración de manera.

El calendario de los permisos sería, sin embargo, mayoritariamente alterno y además no prevé un gran incremento inminente para los padres. Y es que Podemos establece dos etapas de permiso, una primera que comprendería solo las dos semanas primeras iniciales, de carácter obligatorio y en las que coincidiría con el permiso de la madre. Y una segunda denominada «permiso de crianza» en la que el padre o segundo progenitor disfrutará de otras catorce semanas pero durante los 12 meses posteriores al nacimiento, adopción o acogimiento. De esta manera, la proposición de ley persigue avanzar en la corresponsabilidad buscando que los dos progenitores estén igualmente familiarizados con los cuidados y la atención que requiere el nuevo miembro de la familia. Este bloque debe repartirse, según Podemos, en cuatro semanas de disfrute obligatorio a tiempo completo, y diez restantes de disfrute voluntario con posibilidad de trabajo a tiempo parcial. Sin embargo, su implantación no será en ningún caso inmediata.

Podemos propone la ampliación progresiva del permiso del padre a través de un periodo transitorio. De las catorce semanas que ganará el progenitor varón, las cuatro de disfrute obligatorio entrarán en vigor cuando lo haga la ley de manera que contará con un total de seis de las que sólo dos podrá disfrutar junto a la madre. Actualmente el permiso parental asciende a cuatro -cinco desde este jueves cuando se aprobarán los nuevos Presupuestos- a disfrutar íntegramente al mismo tiempo que la madre. Podemos prevé que el permiso se vaya ampliando progresivamente hasta alcanzar las diez semanas de disfrute voluntario y según se amplíe el permiso del padre, se irá reduciendo el número de semanas que la madre biológica podrá ceder al padre.

La proposición de ley incluye la «universalización del derecho a plaza en escuela infantil a la finalización de los permisos», de manera «asequible» para todos los niveles de ingresos y «con horarios suficientes». El texto defiende que ninguna persona debe verse obligada a recurrir a la reducción de jornada ni a la excedencia sino que debe garantizarse el derecho al mantenimiento del nivel de ingresos y de la inserción laboral.

Podemos volvería a impulsarla desde cero

No obstante, ésta no será la redacción final de la ley, aunque sí su espíritu. Una vez que sea tomada en consideración por el Pleno, el texto pasará a la comisión correspondiente donde se iniciará el trámite de enmiendas y los demás grupos parlamentarios podrán proponer los cambios que consideren oportunos. Y para que sea finalmente aprobada, tendrá que completar su tramitación parlamentaria antes de que se disuelvan las Cortes y el Gobierno convoque nuevas elecciones. De lo contrario decaería, y Podemos tendría que volver a impulsarla desde cero en la próxima legislatura. El PP no ha avanzado aún el sentido de su voto pero si quisiera retrasar la aprobación de la ley necesitaría el apoyo de PSOE o Ciudadanos para vararla indefinidamente en el trámite de enmiendas.