Una mujer plancha la ropa, en una imagen de archivo
Una mujer plancha la ropa, en una imagen de archivo - FOTOLIA

Condenan a un hombre a pagar 160.000 euros a su exmujer por hacer durante 30 años las labores domésticas

La Justicia argentina ha confirmado el fallo, que indica que «la dependencia económica de las esposas frente a sus maridos es uno de los mecanismos centrales mediante los cuales se subordina a las mujeres en la sociedad»

Actualizado:

En ocasiones, hay sentencias que se tornan en virales pues se centran es casos con unas determinadas características que lo hacen especial. El que nos atañe, puede ser uno de ellos. La Justicia argentina ha condenado a un hombre a pagar unos 160.000 euros a su exmujer por haber estado durante 30 años de su vida realizando las tareas domésticas.

La mujer, que ahora tiene 70 años y es licenciada en Economía, estuvo casada con el hombre desde 1982 hasta 2009, como informa «elDial.com», un digital donde se publicó el fallo. Ahí, se hacen eco de que la familia tenía los roles divididos y, mientras que el hombre se dedicaba al trabajo, la mujer se centraba en las tareas del hogar y en la crianza de los hijos. «La dependencia económica de las esposas frente a sus maridos es uno de los mecanismos centrales mediante los cuales se subordina a las mujeres en la sociedad... En la mayoría de las familias las mujeres todavía asumen principalmente la carga de las tareas domésticas y el cuidado de los hijos, aun cuando desempeñan alguna activida externa», reza la sentencia.

Cuando la pareja se divorció en 2011, la edad de la mujer fue una de las claves para que la Justicia argentina fallara de este modo, pues se rompía ese equilibrio en el reparto de los roles familiares y, mientras que la mujer pasaba mala época económica, el hombre estaba en una posición que le permitió pasarla de «buena» manera.

Tras 27 años de matrimonio y llevaba a cabo la separación la mujer obtiene la jubilación por lo está «privada de ingresar al mundo laboral», continúa diciendo la sentencia. Por ello, la Justicia establece un pago en concepto de fianza de casi 160.000 euros, una suma, que entiende la jueza está destinada a «reequilibrar la situación económica dispar de los cónyuges resultante del matrimonio y la ruptura».