EL CORREO Video: Juzgan a la 'Manada' de Bilbao por abusar de una chica

Condenan a 13 años de cárcel a los tres acusados de la Manada de Bilbao

La Audiencia vizcaína les considera autores de un delito de abuso sexual y otro de revelación de secreto al grabarlo en vídeo y les impone una pena mayor que a los agresores de Pamplona

La Manada: La Fiscalía del Supremo dice que «fue una violación con fuerza intimidatoria»

BilbaoActualizado:

Los tres varones acusados de violar a una joven en enero de 2017 en Bilbao han sido condenados a 13 años de cárcel. La Audiencia Provincial de Vizcaya no solo les responsabiliza de agredir sexualmente a la víctima, sino también de grabar la escena con un teléfono móvil y distribuir el vídeo por las redes sociales.

Debido a que se ha reconocido el delito de descubrimiento y revelación de secretos, la pena impuesta por la juez Nekane San Miguel es sensiblemente superior a la que se enfrentan los miembros de la «Manada» de Pamplona, que es de nueve años, aunque se aleja de los 80 que pedía en su conjunto la Fiscalía. Finalmente, la Audiencia de Vizcaya ha condenado a diez años de cárcel a los tres acusados por un delito contra la libertad sexual y a otros tres por grabar y difundir la escena vía «WhatsApp».

En el caso del autor material de la grabación del vídeo, la pena aumenta otros seis meses. Además, los tres deberán indemnizar a la joven con 15.000 euros por los daños morales sufridos.

Los hechos ocurrieron la madrugada del 14 de enero, cuando la víctima, de 18 años, acudió en compañía de unas amigas a una céntrica discoteca de Bilbao en la que consumió bebidas alcohólicas y cannabis. Durante el transcurso de la fiesta se encontró con uno de los acusados, con el que alguna vez había coincidido en cursos destinados al control de impulsos. Dado el mal estado en el que se encontraba, la joven fue expulsada del local, y terminó en la calle junto al citado individuo y dos de sus amigos.

La agresión sexual con penetración se produjo poco después, en un estabelecimiento de máquinas expendedoras ubicado en la zona de Solokoetxe. En la sentencia, la magistrada considera probado que los implicados, tres varones de entre 21 y 29 años y origen sudamericano, utilizaron el cuerpo de la joven «como si de una muñeca inerte se tratara». Esta trató en vano de apartar a sus agresores y de impedir que uno de ellos grabara la escena con su teléfono móvil.

La chica despertó sobre el mediodía en un portal del barrio de Santuchu totalmente desorientada y sin poder recordar ni dónde había estado ni qué pudo ocurrir. Los agresores, por su parte, fueron arrestados por la Ertzaintza un mes después de la denuncia.