Vista exterior de la Audiencia Provincial de Palma
Vista exterior de la Audiencia Provincial de Palma

Condenado a 10 años de cárcel por pegar a sus padres e intentar que comieran un cuadro de Miró

La Audiencia Provincial de Palma acogió el juicio, en el que el acusado se declaró culpable de varios delitos

Palma de Mallorca Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La Audiencia Provincial de Palma celebró este miércoles un juicio contra un hombre, de 52 años de edad y nacionalidad española, por supuestamente haber agredido a sus padres en su casa del municipio mallorquín de Felanitx y haber intentado, además, que su progenitor se comiera un cuadro del artista Joan Miró. Las víctimas tienen 76 y 81 años de edad.

El acusado se declaró ayer culpable de los delitos de quebrantamiento de medida cautelar, allanamiento de morada con violencia, contra la integridad moral, lesiones, amenazas y daños, al mismo tiempo que aceptó una pena de 10 años de cárcel. En este caso se consideró como atenuante la adicción a las drogas del encausado.

Los hechos tuvieron lugar el 28 de octubre del pasado año, poco antes de las once de la noche. El hombre ahora enjuiciado se dirigió aquel día a casa de sus padres, a pesar de que sabía que desde hacía dos meses pesaba contra él una orden de alejamiento de sus progenitores. Según el fiscal, tras entrar en la vivienda, habría cogido a su padre del cabello, lo habría arrastrado por las escaleras y se habría sentado sobre su abdomen. La madre habría intentado evitar la agresión, pero habría recibido varios manotazos.

Durante tres horas

A continuación, el hombre rompió dos cuadros que había en la casa, uno de ellos de Miró, valorado en 11.000 euros y dedicado personalmente por el artista a su padre. Tras romper el lienzo en pequeños trozos, intentó que su progenitor se lo comiera, mientras le pegaba al mismo tiempo. Según el escrito de la acusación, la situación de maltrato contra las dos víctimas se habría prolongado por espacio de tres horas.

El padre del acusado vomitó a causa de los golpes recibidos. Mientras tanto, el encausado exigió a su madre la cartilla del banco y que le facilitase el código de acceso, algo que la mujer hizo por miedo a ser agredida de nuevo. La intención del hijo era ir a comprar droga con el dinero obtenido. El fiscal también relató que el agresor habría provocado numerosos destrozos en la casa de sus padres, rompiendo el teléfono, el router y un televisor, además de arrojar al suelo comida de la nevera. En un momento dado, el progenitor consiguió escapar y avisar a la Guardia Civil, que detuvo al atacante poco después en la misma finca.

El hombre ahora juzgado no sólo deberá cumplir una pena de 10 años de prisión. Además, tendrá que indemnizar a sus padres con 3.000 euros a cada uno por los daños morales que sufrieron y con 800 euros por las lesiones causadas. Asimismo, deberá pagar a su madre 3.480 euros por las secuelas sufridas. Por último, deberá abonar el valor del cuadro de Miró que destrozó y el de la otra obra que también destruyó, cuyo precio aún no ha sido valorado.