Imagen de archivo
Imagen de archivo - ABC

Un «college» de Oxford quita el pulpo de su menú para no ofender a los alumnos más desfavorecidos

Un alumno de primer curso aseguró no sentirse cómodo con este plato

Actualizado:

La presidenta de un «college» de la Universidad de Oxford ha exigido a la Universidad que elimine el pulpo de su menú como parte de una campaña para que los alumnos menos privilegiados se sientan más «cómodos». La baronesa Jan Royall, presidenta del college Somerville, dijo que quiere «cambiar la cultura» de la universidad para asegurarse de que «todos sean bienvenidos».

Al parecer, la baronesa pidió al cáterin de la Universidad que dejara de servir pulpo tras recibir la queja de un alumno de primer año sobre un plato que contenía este producto, tal como publica «The Telegraph». Así, el pulpo, que había sido el plato principal en la cena de bienvenida del curso, no lo será el próximo año.

La baronesa Royall, ex líder laborista en la Cámara de los Lores, reveló este cambio en publicación de blog titulada «Estoy decidida a avanzar rápidamente para ampliar el acceso a Somerville», que se publicó en la página web del «college».

En el blog, describe los pasos que el «college» ha dado para aumentar la cantidad de estudiantes procedentes de entornos desfavorecidos que admite.

«Ya trabajamos en estrecha colaboración con las escuelas, pero estoy segura de que hay mucho más que podemos hacer para construir una red de profesores que aliente a los candidatos más fuertes a postularse, especialmente a los de entornos desfavorecidos», escribió. «También quiero centrarnos en nosotros mismos y preguntar cómo debemos cambiar la cultura de Somerville y Oxford para asegurarnos de que todos sean bienvenidos».

«Uno de nuestros estudiantes me contó de su desconcierto por haber recibido pulpo en la cena de los Freshers. Estoy segura de que el plato de cefalópodos era delicioso, pero podría no ser del todo correcto para todos. Les he pedido a nuestros colegas del cáterin que se aseguren de que la primera cena al comienzo de este curso incluya platos con los que todos se sientan cómodos», publica.

Sin embargo, no todos los alumnos están de acuerdo con la medida. Uno de ellos dijo que, aunque esta acción «parece una demostración de que la Universidad lo toma en serio», cree que «es más simbólico que algo serio». Otro agregó: «Servir comidas excéntricas en la primera cena puede haber sido desagradable para muchos estudiantes de entornos desfavorecidos, pero hay cosas más importantes en las que enfocar los términos de la reforma».