Roscón de Reyes
Roscón de Reyes - ABC

Las claves para elegir el mejor roscón de Reyes, según la OCU

Los consumidores deben fijarse en la composición de la masa, el relleno y el momento de colocar la decoración

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Junto a la tradicional llegada de los Reyes Magos, también llega el ansiado roscón. Ante la proliferación de establecimientos que lo venden y de la variedad de este dulce nacido en Francia, la OCU ha emitido unas recomendaciones en su página web para ayudar a elegir el mejor roscón de Reyes.

Lo primero que hay que hacer es fijarse en la composición de la masa, ya que esta debe ser a base de mantequilla. «En las panaderías es habitual usar mantequilla, pero los que se venden en supermercados suelen recurrir al aceite de girasol u otros aceites vegetales poco saludables (coco, palma, palmiste...)», dice la OCU, que apunta que el contenido medio de grasa en un roscón ronda el 12% y se eleva hasta el 20% si va relleno de nata.

Para aquellos que se decantan por el relleno de nata, la organización de consumidores recomienda cerciorarse de que esta no sea «artificial», algo cada vez más frecuente. Según apunta, muchos roscones sustituyen la nata tradicional por un «mix vegetal» a base de aceites de coco, palmiste o palma; además de espesantes y texturizantes. De esta forma, aunque baja el precio del roscón, también baja su calidad.

La decoración es otro de los puntos más característicos del roscón, con azúcar, almendra y fruta escarchada. En este punto es fundamental que esta decoración se haga justo antes de hornear el producto para que la almendra se tueste y quede crujiente (ya que si el roscón es conjelado, la almendra queda banda).

La OCU advierte de que en los últimos años los roscones están introduciendo, en vez de la tradicional fruta escarchada como la naranja o la guinda, trozos de calabaza que luego se tintan con rojos y verdes, ya que es más barato.

Por último, la OCU da los precios orientativos de lo que cuesta el roscón. Según refleja, hay grandes diferencias entre comprarlo en pastelería o en un supermercado, ya que en los primeros locales el precio ronda los 40-60 euros el kilo; mientras que en supermercado se encuentra por 15 euros el kilo.