Citroën pagará sesenta millones de indemnización por fallar el airbag de un coche en un accidente mortal

ZAMORA. ABC
Actualizado:

La Audiencia Provincial de Zamora confirmó ayer una sentencia de primera instancia en la que se condenaba a la empresa automovilística Citroën a pagar sesenta millones de pesetas de indemnización a la familia de una mujer fallecida en un accidente de coche en el que no se activó el airbag del vehículo. Es la primera vez que en España una sentencia condena a una empresa automovilística por fallar este dispositivo de seguridad. Al no funcionar el airbag, la conductora se estrelló contra el parabrisas y el impacto le produjo un traumatismo craneoencefálico acabando con su vida.

Esta sentencia firme responde a la apelación del fallo emitido por el juzgado de primera instancia número dos de Zamora. En la vista de apelación, celebrada el pasado mes de marzo en la Audiencia Provincia, el representante de la empresa de automóviles negó que la muerte hubiese sido causada por el fallo del airbag. La atribuyó a otros factores como el hecho de que la conductora no llevase puesto el cinturón de seguridad y que circulase a una velocidad excesiva. La empresa alegó además que el dispositivo no saltó porque no hubo choque frontal, sino que el golpe se produjo en la parte inferior del vehículo.

El accidente mortal tuvo lugar el día 13 de marzo de 1998 en Arcenillas, en la provincia de Zamora. El vehículo se salió de la carretera y chocó contra un registro de cemento de un canal de riego. El coche, un Citroën Xantia de año y medio de antigüedad, había pasado las revisiones necesarias.

La indemnización se repartirá entre los tres hijos de la fallecida, veinte millones para cada uno, cantidad que, según el fallo judicial, «no es «desmesurada y se ajusta a las cantidades que por concepto de muerte se vienen concediendo a los hijos menores de edad que dependían de forma exclusiva de la fallecida».

El fallo emitido en primera instancia por la magistrada Ana Descalzo, titular del juzgado de primera instancia e instrucción de Zamora, consideró que conforme las características del accidente el dispositivo debería haber funcionado, y habría evitado el fallecimiento de la conductora, M.L.A.R., de 43 años.