Estado de los tres coches implicados en el accidente ocurrido en la localidad sevillana de Guillena, donde murieron cuatro personas. Efe

Ciento cinco muertos cuando faltan aún dos días para finalizar la operación de Semana Santa

Ciento cinco personas han muerto en las carreteras desde el viernes hasta ayer, quince más que en el mismo periodo del año pasado. A falta de dos días para que termine la operación de Semana Santa las previsiones pueden superar las 116 muertes del año pasado. El buen tiempo ha provocado el aumento de desplazamientos. La llamada «carretera de la muerte», a su paso por Guillena (Sevilla), se cobró ayer otras cuatro vidas.

MADRID. ABC
Actualizado:

Las cifras de víctimas mortales en lo que llevamos de operación de Semana Santa indican que, salvo un cambio brusco en la tendencia, el número de muertos aumentará de forma significativa con respecto al año pasado, cuando 116 personas perdieron la vida en las carreteras. Un total de 18 personas han perdido la vida en los 14 accidentes registrados en las carreteras desde las 20 horas del viernes 13 de abril hasta las 20 horas de ayer, lo que significa que desde las 15 horas del viernes 6 que comenzó la Operación de Semana Santa, y hasta ayer, 105 personas han muerto en accidentes de tráfico. Esta alta siniestralidad coincide con la nueva campaña publicitaria de prevención de accidentes puesta en marcha por la Dirección General de Tráfico (DGT) en la que, de nuevo, se ha apostado por las imágenes dramáticas para concienciar a los conductores. Aunque habrá que esperar a la finalización el lunes de la Operación de Semana Santa para analizar las causas de los accidentes, de momento los expertos destacan que se ha vuelto a producir un elevado número de víctimas en los trayectos cortos, los que se realizan una vez que se llega a los puntos de destino.

RELAJACIÓN

Esta situación no es nueva, y revela que los conductores, cuando ya han realizado el viaje más largo, se relajan en la conducción, en ocasiones con consecuencias fatales. Además, este año el número de desplazamientos ha sido mayor del previsto, en torno a un tres por ciento, lo que también influye en el número de accidentes. A esta situación ha contribuido el buen tiempo que se ha registrado en prácticamente toda la península y que ha provocado un éxodo masivo no sólo hacia las zonas costeras, sino también hacia las del interior. Por ejemplo, las 140 casas rurales dependientes de la Junta de Extremadura han registrado una ocupación completa durante esta Semana Santa, en especial las del norte de la región.

Las carreteras presentaban ayer circulación escasa y fluida, aunque hubo que lamentar graves siniestros, como el ocurrido en la N-630, en el término municipal sevillano de Guillena, en un tramo que es conocido por los vecinos de la zona como la «carretera de la muerte» por el gran número de accidentes que se producen allí. En el suceso, en el que cuatro personas perdieron la vida y tres más sufrieron graves heridas, estuvieron implicados tres turismos.

En los últimos tres años, más de 80 personas han muerto en accidentes de tráfico en este tramo de carretera de 30 kilómetros que discurre entre Camas y Gerena. Los alcaldes de catorce municipios de la zona protagonizaron el año pasado diversas protestas para entrevistarse con el director general de Carreteras y pedirle el desdoble de la vía.

ACCIDENTE DE AUTOBÚS EN VALENCIA

También ayer se produjo otro grave accidente, esta vez en Valencia, donde una persona murió y otras 38 sufrieron heridas al chocar un autobús de la Empresa Municipal de Transporte y un turismo. El siniestro se produjo hacia las dos y media de la tarde en el camino viejo de Narazet a Oliva, entre el barrio de Nazaret y la pedanía de Pinedo. La víctima mortal es el conductor del coche, que derrapó y quedó cruzado en la carretera, siendo posteriormente alcanzado por el autocar.

Hoy está previsto que las carreteras de buena parte de España vuelvan a colapsarse por la operación de regreso de vacaciones, que continuará el lunes en Cataluña, Comunidad Valenciana, Navarra y País Vasco. La DGT pide que la vuelta a casa se haga de forma escalonada, aunque no parece fácil que se eviten los kilómetros de atascos.

La mayor intensidad en la circulación se producirá entre las 16 y las 22 horas en las entradas a Madrid, especialmente desde el límite con las provincia de Segovia, Guadalajara, Cuenca y Toledo. Para hoy y mañana, hay previsto un itinerario alternativo para el tráfico procedente de Murcia hacia Madrid, desviándolo en Hellín por Munera, Madridejos y Toledo hasta Madrid. Asimismo, se habilitará un carril de circulación en sentido contrario desde Albacete hasta La Roda, por el que hoy podrán circular los vehículos procedentes de la N-301 (Murcia).