Representantes de los sectores de la caza y de la pesca en defensa del mundo rural
Representantes de los sectores de la caza y de la pesca en defensa del mundo rural - ABC

«Tenemos que decir que somos cazadores, pescadores, del mundo del circo y del toro sin ninguna vergüenza»

Representantes del mundo rural, a través de asociaciones de caza y pesca de toda España, se han reunido este miércoles en Madrid para anunciar contundentes movilizaciones y reivindicar su papel en la economía y en la sociedad española

MADRIDActualizado:

Los sectores de la caza y de la pesca y del mundo rural en general, se han reunido al completo esta mañana en Madrid para alzar su voz de forma clara y conjunta por primera vez.

Han enviado un mensaje contundente a la población en el que han pedido que se acabe por fin con la indiferencia que sufre el campo, sobre todo por parte de los políticos que, a su juicio, ceden ante las «presiones ecologistas».

«Hoy es el día "cero" para nosotros, vamos a empezar a reclamar el olvido que las organizaciones públicas, partidos políticos y la sociedad urbana, tienen con el mundo rural», señaló Luis Fernando Villanueva, director de la Fundación Artemisan.

Concretamente, estos sectores le exigen al Congreso la modificación urgente de la Ley 42/2007, que fue rechazada la pasada semana por el PSOE y Podemos, y contó con la abstención de Ciudadanos. Agustín Albiol, portavoz de la Plataforma en Defensa de la Pesca, ha calificado la actitud de Pedro Sánchez y Albert Rivera como un «acto de traición» al mundo rural, ya que se habían comprometido con el sector y, al final, se echaron hacia atrás.

«Estamos en el primer acto de lo que será un futuro potente para el mundo rural. Se van a producir a partir de "ya" movilizaciones puntuales y llamativas mediáticamente para que se dé a conocer algo que creemos justo y sostenible. Justo, porque generamos riqueza y puestos de trabajo: más de 3.000 millones, solo el sector de la pesca, además de miles de puestos de trabajo que ahora están en peligro por el capricho de quien antepone sus intereses personales y de partido antes que los de la ciudadanía», lamentó José Luis Bruna, presidente de la Federación Española de Pesca.

El sector, que representa a más de 3,5 millones de personas y a sus familias pide concretamente que, dentro de esta ley, se modifique el catálogo de especies invasoras vigente en este momento para frenar el exterminio del arruí, la carpa, la trucha arco iris y otras especies, consideras especies invasoras cuando en realidad no lo son. Este catálogo (la ley en su conjunto), tal como está ahora, fue denunciada por los ecologistas ante el Supremo, que dictó sentencia a favor de estos grupos.

«Decir que todas las especies exóticas son invasoras es una barbaridad. La carpa lleva 2.000 años en estas aguas y si realmente fuera invasora ya no habría otro pez en las aguas de la Península Ibérica, y eso no ha pasado. Además, se ha adaptado como otras especies que demostraron que pueden convivir con las autóctonas. Otra de las barbaridades de la ley es que, al revés que la normativa europea, establece como base para tomar medidas los informes de científicos, que son meras opiniones. Hay un ejemplo rotundo con el caso del cangrejo autóctono español. No existió tal cangrejo autóctono. Fue traído por Felipe II de Italia por su valor gastronómico y se adaptó porque no había otra especie que pudiera hacerle la competencia. Luego vinieron otros: ¿El cangrejo rojo es exótico? Sí, ¿pero es posible erradicarlo? No. Si se ha conseguido una gestión que disminuya la presencia de esos cangrejos, como se hace en Isla Mayor y produce un beneficio neto de 20 millones de euros anuales para ese municipio, ¿hemos de prohibir que sigan comercializando ese cangrejo, que además se exporta casi al cien por cien? ¿No es una barbaridad?», sentenció Bruna.

También pidió que el medio rural establezca el «Día del Mundo Rural» para manifestar y hacer pública su existencia y unidad.

Por su parte, Ángel López Maraver, presidente de la Real Federación Española de Caza ha pedido que el mundo rural «salga del armario»: «Asociaciones de cazadores, pescadores, del sector del circo y del toro, tenemos que salir de este armario, perder la vergüenza y decir claro que somos del mundo rural. La sociedad ha olvidado nuestras tradiciones, cultura y nuestra historia. Tenemos que decir claro: «Soy cazador, soy pescador...no pasa absolutamente nada».

«Vivimos un falso Estado de derecho»

La clase política ha dicho, «se ha olvidado de las libertades y gobierna por imposición, vivimos en un falso Estado de derecho», denunció.

Por su parte, Santiago Iturmendi, ha recordado que como cazadores quieren seguir siendo el motor del desarrollo rural y que, además, se consideran «totalmente conservacionistas y lo demostramos porque gestionamos adecuadamente las poblaciones de animales con una caza racional». Además, «jamás dejaremos tirados al mundo rural», sentenció.

«Queremos poner fin a ese goteo de los grupos radicales antisistema y antipesca y anticaza que no hacen más que ponernos piedras en la rueda continuamente. Vamos a pedir a través de la Ley de Transparencia que nos digan las administraciones cuánto dinero les dan a estos grupos minoritarios para ponernos palos en las ruedas», concluyó.

Por su parte, recordaron que las consecuencias para la caza pasan por la extinción del arruí, una especie que se considera vulnerable por al unión Internacional de la Conservación de la Naturaleza tiene en España un reservorio para la especie a nivel mundial y que además cumple una importante función para la extinción de incendios forestales.

En el caso de la pesca, advirtieron de que se produciría el cierre de 2.500 puntos de venta de productos de pesca, decenas de empresas, 100 piscifactorías y 81 cotos intensivos, que tendrá como consecuencia la pérdida de 200 millones de euros de inversión y de 9.500 empleos. La suma de ambas actividades suma 9.000 millones de euros.