De izquierda a derecha, Manuel Oriol, Alfonso Bullón de Mendoza, Fernando García Cortázar, Juan Manuel de Prada y Hugo O'Donnell
De izquierda a derecha, Manuel Oriol, Alfonso Bullón de Mendoza, Fernando García Cortázar, Juan Manuel de Prada y Hugo O'Donnell - Maya Balanya

«Católicos en tiempos de confusión»: reivindicar el cristianismo en la vida pública

El nuevo libro de Fernando García de Cortázar defiende el papel de la Iglesia en la historia

Actualizado:

En la cuarta escena del primer acto de Hamlet, Marcelo le dice a Horacio: «Hay algo que huele a podrido en Dinamarca». Ahora, el escritor y sacerdote Fernando García de Cortázar es quien se mete en la piel de Marcelo para afirmar que: «Hay algo grave que está ocurriendo en este país». Así introdujo este lunes Hugo O’Donnell, miembro de la Real Academia de Historia, el nuevo libro del historiador «Católicos en tiempos de confusión».

En una presentación en la Fundación Rafael del Pino, moderada por Manuel Oriol, director Ediciones Encuentro, el escritor no solo estuvo acompañado de O’Donnell, sino también del escritor y columnista de ABC Juan Manuel de Prada y de Alfonso Bullón de Mendoza, presidente de la Asociación Católica de Propagandistas. La última obra de Fernando García de Cortázar toma como idea fundamental la importancia del catolicismo en la historia.

O’Donnell destacó que en las páginas del libro una idea emana con contundencia: la necesidad de que la fe cristiana no quede relegada al ámbito privado y que haga acto de aparición en la vida pública»

«Se han abandonado los valores tradicionales y desalienta el silencio de los católicos», comentó Bullón de Mendoza durante el acto, en el que también quiso destacar la importancia de que los cristianos se vuelquen en proponer cambios en la sociedad. «Debemos enorgullecernos de ser cristianos. Nos corresponde regresar al espacio público, al conflicto social», aseveró.

Todos los participantes llegaron a un punto común, el halago de la calidad literaria de Fernando García de Cortázar, cuya escritura describió Juan Manuel de Prada como «bella y llena de ardor apostólico». «En el libro encontramos una mirada muy personal de la realidad desde la irrenunciable condición de católico del autor», apuntó De Prada, que también destacó como el historiador «pone pedacitos de su alma personal» y «hace gala de su compromiso como intelectual católico» a lo largo de los capítulos de la obra.

La nación española

«Este es el libro de un gran patriota», continuó De Prada su intervención, en la que no dejó de poner en valor la importancia del catolicismo en la sociedad e historia española, otra de las ideas que vertebra «Católicos en tiempos de confusión».

«Es un intelectual que da un abrazo a una España que él quiere que siga viva», recalcó el columnista que también destacó que: «El odio a la fe católica y el odio a España están ligados íntimamente».

Esta idea fue refrendada por Hugo O’Donnell que destacó que hoy en día impera «un absurdo anticatolicismo disfrazado de laicidad» y comentó que «somos la única nación que reniega de su historia».

A modo de broche final, intervino el autor del libro con una alegoría a las ideas que plasma en su obra. «En tiempos de miedo e incertidumbre, debemos estar a la sombra de la cruz, que no es un signo de un privilegio como se quiere hacer ver, sino que es un símbolo de igualdad que nos identifica como miembros de una civilización cuyos valores no han dejado de actualizarse durante veinte siglos».

Hugo O’Donnell concluyó recordando que cuando Hamlet muere al final de la obra de Shakespeare, Horacio está dispuesto a suicidarse. Apoderándose de nuevo del símil, el historiador asegura que este no es el caso: «Lo nuestro, este libro, termina con esperanza».